11 de mayo de 2013

¡Libertad para Andrés Felipe Arias!

“La obra maestra de la injusticia es parecer justo sin serlo”, una contundente frase de Platón que está vigente en Colombia, Andrés Felipe Arias ha sido sometida a un juicio con la ausencia de justicia.


“La obra maestra de la injusticia es parecer justo sin serlo”, una contundente frase de Platón que está vigente en Colombia, Andrés Felipe Arias ha sido sometida a un juicio con la ausencia de justicia.

La historia del campo y la agricultura en Colombia ha sido una historia accidentada, perturbada y afligida, por una parte el terrorismo se ha ensañado contra el sector rural colombiano gestando desplazamiento forzado, masacres, sembrando minas antipersonal, obligando a los campesinos colombianos a sembrar coca así destruyendo la tierra misma y un sinfín de delitos. Por el otro lado, la ausencia de políticas eficaces para promover el campo ha sido una constante en Colombia dando como resultado un nivel de competitividad bajo comparado con otros países aun dentro de la misma américa latina.

El gobierno de Álvaro Uribe Vélez fue comprometido con el campo y la agricultura, esto no por capricho de quien escribe sino por resultados claros y certeros dentro del panorama nacional e internacional, Agro Ingreso Seguro (AIS) fue un programa de estímulo a la producción que genero la reverdecimiento del campo incrementando el número de hectáreas y su producción por hectárea dentro del agro. Debido a la ardua y exitosa labor del ministerio de agricultura se tuvo la inflación más baja en los alimentos en los últimos años generando bienestar en las familias colombianas añadiendo a esto que se redujo notablemente la pobreza rural. Los resultados no se hicieron esperar la competitividad y economía de Colombia empezaron a sentir los cambios en el agro colombiano, el aumento de divisas y el gran aporte para entrar preparados a unos tratados de libre comercio mostraron la gestión del gobierno nacional.

Se repartieron créditos blandos, subsidiados, a 85.000 familias, por valor de un billón quinientos mil millones de pesos siendo esto una marcada diferencia en materia de democratización en comparación con otros países industrializados que también apoyan y creen en el agro. Lo anterior permite observar que la “justicia” en el caso de Andrés Felipe Arias ha sido un burdo barniz, partiendo de que en tan solo un 0,01% se ha encontrado irregularidades, pero no con complicidad de Andrés Felipe Arias o ¿Por qué alguien que comete un ilícito lo publicaría con total transparencia como se hizo? El proceso comenzó mal, la imputación a Andrés Felipe Arias disciplinariamente fue por contratar de una manera que ya era consuetudinaria ¡Nunca fue por el hurto de dineros! con una entidad internacional adscrita a la OEA, la cual seleccionaba los proyectos que serían beneficiados, no como se ha querido hacer creer que lo hacia el Ministerio.

En materia penal tras la bochornosa persecución contra Andrés Felipe Arias y los aplausos prepagados en los juicios políticos se le llevo a prisión sin ser vencido en juicio argumentando un grado de peligrosidad vanal mientras en libertad dejaban a narcotraficantes como alias “El cebollero”. Hoy Andrés Felipe Arias continua preso violándose de esta manera todo principio rector penal, en donde se afirma que en caso de duda se resolverá en favor del acusado, aquí los mismos testigos llevados por el órgano de persecución penal no han siquiera declarado en contra de Arias por el contrario son objeto de defensa para Arias. Los más de seiscientos cincuenta días en prisión de Andrés Felipe Arias, las constantes violaciones a sus derechos es un motivo más para unir más voces y exigir ¡Libertad para Andrés Felipe Arias!

Top Ad 728x90