10 de diciembre de 2012

¿Paz cuando se extinga el Macondo de la injusticia?


Es común en estos y pasados días escuchar a analistas, columnistas, gobernantes y demás tipos de intelectuales hablando de que la única manera de que exista paz en la sociedad colombiana es con justicia social, equidad y entre otras, convirtiéndose este en un argumento legitimador del terrorismo que tanto daño le ha hecho a Colombia por mas de cincuenta años.

Las FARC son el cartel de droga más grande del mundo, esto no por un capricho de quien les escribe, sino por las distintas cifras de organizaciones nacionales así como internacionales además de mencionar las macabras alianzas con carteles mexicanos, venezolanos y otros mas, así como con las denominadas Bacrim (Bandas Criminales) quienes se han vuelto el brazo militar de las FARC antes que un ejercito privado o un tipo de grupo paramilitar, ha de mencionarse que fue la FARC quien tuvo el papel fundamental dentro del Iter criminis del atentado contra el ex ministro Fernando Londoño, pero no actuó sola (FARC) sino que contrato una banda criminal para la ejecución y consumación del acto terrorista. Pero la anterior se busca esconder tras la careta del “Macondo de la injusticia” ignorando pues, que el mismo pueblo colombiano ha venido desde años atrás liderando movimientos y oleadas en pro de la democracia, ha de recordarse los movimientos juveniles aislados de los grupos armados que gestaron la “Séptima papeleta” que culmino con la constitución de 1991, una constitución garantista y oda de la de la dignidad humana como parte fundamental del estado social de derecho y del mismo modo cientos de expresiones ciudadanas que dan voz y han abierto el espacio a la comunidad colombiana para expresarse y deliberar, dentro de la democracia.

Lo que deja ver que realmente quienes han venido construyendo espacios de justicia, democracia y demás han sido los mismos ciudadanos aun por medio de sus gobernantes todos estos electos popularmente, quitándole todo el peso a otro de los argumentos falsos de las FARC, que se encuentra en el manifiesto de las FARC por Jacobo Arenas, que es la necesidad de que alcaldes y gobernadores fueran elegidos por voto popular. La justicia social y equidad no se logran con minas anti-personal, cilindros bomba, misiles y tatucos contra la población civil, en ejemplo, como sucede en el Cauca, ya que esto solo trae mas pobreza y destrucción; la equidad y cohesión social se ha construido en Colombia con democracia y principios pero nunca con terroristas ni alianzas con los mismos, la historia así lo ha demostrado según cifran recientes 13 millones de colombianos salieron de la extrema pobreza y la clase media se duplico, la calidad de vida ascendió por causa de las política implementadas por el entonces presidente Alvaro Uribe Vélez.

La justicia y democracia no se construye con terrorismo ni genocidio se construye con principios y valores democráticos la paz no se logra cuando se decide expropiar, destruir la propiedad privada y vetar derechos humanos, la paz se logra cuando hay un estado fuerte contra el terrorismo, cuando hay una justicia que castiga tanto a corruptos como a terroristas y no condena a los soldados héroes de la patria bajo preceptos políticos ni criminales, la paz se logra cuando los gobernantes trabajan en pro de los ciudadanos y no en pro de intereses corruptos y politiqueros, la paz se logra cuando Colombia decide unirse contra el terrorismo para no legitimarlo y para combatirlo.

Twitter: @UrreaJuan

Top Ad 728x90