Top Ad 728x90

7 de abril de 2016

, , ,

La desmovilización se ha venido desacelerando por las expectativas de impunidad general: Álvaro Uribe

Álvaro Uribe Vélez se refirió sobre el mal ejemplo que la impunidad a las Farc le está dando otros grupos terroristas como el Eln y las Bacrim.

Álvaro Uribe Vélez se refirió sobre el mal ejemplo que la impunidad a las Farc le está dando otros grupos terroristas como el Eln y las Bacrim. (Ver No entiendo que Maduro, el dictador que protege los crímenes del ELN, sea el promotor del diálogo: Uribe)


"Desde hace cinco años nosotros empezamos a decir que la impunidad ofrecida a las Farc iba a generar malos ejemplos. Y entonces íbamos a encontrar a un Eln más grande en su capacidad criminal, como en su defecto sucede, y unas bandas criminales expandidas, que tarde que temprano pedirían el mismo tratamiento de impunidad que a las Farc. Independientemente de la cronología del origen, todos cometen actos crueles contra el pueblo colombiano" dice Uribe Vélez.

Nosotros pensamos que el Gobierno Nacional debería corregir los aspectos negativos que están en los acuerdos con las Farc y que ha generado mal ejemplo, que se traduce en el Eln y en las bandas criminales. La impunidad es la partera de nuevas violencias.


Segundo, yo creo que respecto a las Farc y al Eln, el Gobierno está en mora de agilizar, de incentivar, la estrategia de la desmovilización. Porque la desmovilización se ha venido desacelerando por las expectativas de impunidad general y de grandes beneficios que tienen en las Farc y en el Eln. (Ver Los fantasmas del otro M-19: Zuleika, Yidid y Xouix, los tres niños Alvarez asesinados)


Tercero, hay muchos jóvenes en riesgo en la Colombia rural y urbana que están buscando escamparse en las bandas criminales o en las Farc o en el Eln. El país necesita una acción urgente, social y económica, de prevención de jóvenes en riesgo para que los jóvenes en riesgo encuentren el camino dentro de la ley y no tengan que convertirse en esclavos del terrorismo, bien sea en las Farc, en el Eln o en las bandas criminales.

Las Bacrim no merecen tratamiento político. Los jóvenes de las Bacrim, como los jóvenes del Eln y de las Farc, y aquellos que están en riesgo de incorporarse a las Bacrim o al Eln o a las Farc, tienen que ser objeto de una política social y económica del Gobierno, que sea una política de prevención de jóvenes en riesgo.


Nosotros tampoco estuvimos de acuerdo que le dieran a las Farc tratamiento de actor político porque ha sido un actor terrorista, y nuestro mayor desacuerdo es que ahora quieran poner en el mismo nivel a las Fuerzas Armadas con las Farc.


Finalmente, hemos dicho, si a pesar de nuestro desacuerdo van a seguir considerando a las Farc como actor político por necesidades de la paz, por lo menos que no equiparen a las Fuerzas Armadas de la democracia con las Farc, que se le busque a las Fuerzas Armadas una solución independiente, no equiparadas al terrorismo, un gran alivio judicial que no signifique impunidad. Pero si usted reconoce al terrorismo de las guerrillas como grupo político, les da toda la impunidad, se va quedando sin razones para negar esto a los grupos de hoy o a los que aparezcan en el futuro. (Ver John Kerry, el Senador demócrata que se oponía a las negociaciones con el narcotrafico en Colombia)

Cuando se promulgó la Constitución del 91, el gobierno de entonces dijo que en Colombia más nunca se aceptaría política con armas, se definió a las Farc como terrorista; 24 años después, los mismos voceros del 91 dicen que no, que no fue terrorismo, que fue política con armas. Hoy, con gran firmeza dicen que las Bacrim son terroristas, que no son actores políticos. Qué miedo que por esta impunidad a las Farc se tenga que repetir la historia, y entonces las Bacrim, escalando la violencia, dentro de algunos años lleven a los gobiernos a decir que si, que son actores políticos.

Esta evolución del 91 a la fecha con las Farc preocupa mucho, es un mal antecedente para Colombia.

Top Ad 728x90