Top Ad 728x90

20 de febrero de 2016

, ,

La ambigüedad de Colombia Siembra

Como un gran logro, el gobierno nacional planea sembrar en el país un millón de hectáreas de diferentes cultivos, de las cuales cien mil están proyectadas en el Tolima; aumenta así la capacidad agrícola de los campesinos y de las regiones para afrontar la "crisis" alimentaria que se avecina.


Como un gran logro, el gobierno nacional planea sembrar en el país un millón de hectáreas de diferentes cultivos, de las cuales cien mil están proyectadas en el Tolima; aumenta así la capacidad agrícola de los campesinos y de las regiones para afrontar la "crisis" alimentaria que se avecina. (Ver El valor del Agricultor)

Pero la pregunta sería, ¿Necesitamos cultivar un millón de hectáreas?, o, evitar que los cultivos se pierdan por los diferentes factores y actores que evitan la salida de esos productos de los campos Tolimenses y en general colombianos; entristece observar cómo las cosechas se pierden en el suelo porque es más barato perderlas que llevarlas al municipio más cercano, o ver cómo se enriquece un intermediario porque él es el que fija el precio de compra, o por el simple hecho que no amerita el gasto por el transporte del mismo.


La agricultura mucho antes de la revolución industrial, mucho antes, era el negocio perfecto, se requería para abastecer las necesidades inmediatas de la alimentación campesina de donde pertenecemos todos, sí, todos eran campesinos y en ese momento no había más orgullo que serlo; siendo agricultores dependíamos de nuestros animales y de la capacidad de trabajo que tuviéramos para cultivar y si queríamos más pues trabajábamos más y generábamos algunos ingresos adicionales. Pero eso duró lo que tenía que durar y cambio! (Ver La defensa de Eduardo Montealegre a las Amnistías, aún de Delitos Atroces)


En ese contexto y por el simple hecho de que la vida, la economía, y la productividad cambiaron, se hace necesario recordar que la agricultura en estos tiempos, es el peor negocio que existe, solo los países pobres producen materia prima que es igual a la agricultura y los países ricos producen producto terminado que es igual a la agroindustria. Por ese motivo no se logra entender cómo los sabios del gobierno promueven una Política Pública como "Colombia siembra" que está orientada al aumento progresivo de la pobreza de nuestros campesinos, que no se comprende el objetivo nefasto de seguir fomentando la mendicidad campesina; oh bueno!, si se analiza de una forma cruda y canalla, veremos que es necesario tener al campesino pobre y llevado, porque así es la única forma que tiene el gobierno de seguir siendo paternalista y que lo vean como el salvador para las épocas electorales; de pronto suena muy maquiavélico pero pues hay que contemplar todos los escenarios.


No hay que ser economista, ni financiero para saber que el departamento más rico entre Antioquia y Tolima, es Antioquia , y que esto se debe a que solo producimos tres veces más comida, materia prima, y los paisas que producen solo una parte de nuestra producción, son más ricos, por qué transforman y le dan valor agregado a la mayoría de sus productos y de igual forma a los productos que compran en el mercado Tolimense. ¡Sí!, por el simple hecho de invertir bien en su agroindustrialización son más ricos. (Ver Es hora de la Agroindustria)


Será que algunos de nuestros dirigentes regionales no van a ser capaces de romper esquemas y apostarle a la agroindustria eficiente de algunos de nuestros productos, de salirse de eso que llaman Colombia siembra, de apostarle a los locos que decidieron jugársela con los cultivos innovadores de nuestra biodiversidad; será que no son capaces? Amanecerá y veremos.


Para finalizar, sabían que algunas de las mejores ofertas de trabajo en Israel, se encuentran localizadas en las zonas rurales y que es allí donde se realiza toda la industrialización de los productos del campo, que al contrario del Tolima, rico en biodiversidad, es donde nuestros profesionales no quieren terminar porque sería el peor negocio después de graduarse. Pues bien, la invitación es a que rompamos esquemas y que le apostemos a la agroindustria inclusiva, léase bien, inclusiva. (Ver Cuando al secuestrador Alfonso Cano de las FARC le secuestraron a su hermano)

Marco Antonio Suárez
 

Top Ad 728x90