Top Ad 728x90

4 de abril de 2015

, , ,

Minas antipersonal, el arma del terrorismo contra Colombia

Las minas antipersonal o minas antipersonas son un tipo de mina terrestre. Están diseñadas para asesinar o incapacitar a sus víctimas. Han sido usadas históricamente para colapsar los servicios médicos enemigos, desmoralizar a sus tropas, y dañar vehículos no blindados

Las minas antipersonal o minas antipersonas son un tipo de mina terrestre. Están diseñadas para asesinar o incapacitar a sus víctimas. Han sido usadas históricamente para colapsar los servicios médicos enemigos, desmoralizar a sus tropas, y dañar vehículos no blindados. Por esto, se busca sobre todo que hieran gravemente o mutilen, maten, ya que las consecuencias de un herido en la guerra son más problemáticas que las de un muerto. Así, sus efectos más comunes son amputaciones, mutilaciones genitales, lesiones musculares y en órganos internos, quemaduras.

La prohibición de estas armas se fundamenta en la inminente violación al Principio de Distinción en el derecho internacional humanitario ya que la ausencia de control frente a éstas y la alta probabilidad de afectación a la población civil constituyen un alto peligro en el desarrollo del conflicto. Además que teniendo en cuenta las formas de finalizar un conflicto éstas (las minas antipersonal) continúan haciendo daño a la población civil por la inverosímil neutralización de estas armas no convencionales.

Desde los años 1999, 162 países han firmado el Tratado de Prohibición de Minas Antipersonales, de los cuales más de 157 han confirmado que ya no poseen dispositivos almacenados. Entre los gobiernos no firmantes se cuentan China, India, Rusia, Cuba y Singapur.

Los Estados que se adhieren o suscriben este tratado no deben, en ninguna eventualidad, emplear, desarrollar, producir, almacenar o transferir minas ni ayudar a un tercero a que lo haga. Además, deben destruir, en el plazo establecido, las minas antipersonal existentes, estén almacenadas o sembradas. Puede conservarse una reducida cantidad de minas con la única finalidad de desarrollar técnicas de remoción

Al adoptar y firmar la Convención de 1997 sobre la prohibición de las minas antipersonal y sobre su destrucción, los Estados han dado un importante paso terminar con las muertes, las heridas y los sufrimientos causados por esas armas.

Minas antipersonal en Colombia


El enunciar el tema de minas antipersonal sin duda traerá a memoria diferentes ejemplos en el ámbito internacional, pero estas pocas veces pueden ser comparadas con las que siembran los grupos terroristas que se escudan en fachadas políticas y metas altruistas.

Uno de los fines del, derecho internacional humanitario es provocar el más mínimo dolor en la contraparte al momento de los combates y demás que se abanderan tras el principio de necesidad militar; las minas antipersonal en Colombia además de el hecho mismo de su utilización se añade y/o agrava el hecho de que sean diseñadas para producir la mayor afectación a la víctima que no solo radique en la mutilación sino en la misma muerte. Es esto lo referente a los elementos materiales para las preparaciones de dichas minas a las que añaden clavos, vidrios y excremento con un fin de amplia sevicia y pleno desconocimiento a los derechos inherentes del ser como la dignidad humana. (Ver Las FARC a partir del momento en que uno firme es aliada: Santos sobre cultivos ilícitos)

En el año 2005 un batallón del ejército se dedicó a erradicar las minas de las bases militares, por orden del entonces presidente Álvaro Uribe Vélez, fue hasta el 2007 cuando con un programa presidencial específico, la erradicación humanitaria de minas antipersonal se hizo en coordinación del Centro de Acción de minas. No han sido pocos los esfuerzos de las fuerzas militares frente al flagelo de las minas antipersonales, existen batallones específicos para el desminado de Colombia, en el año 2006 no había minas antipersonal alrededor de las bases militares, que eran los únicos lugares en los que el ejército colombiano las utilizaba.

A pesar de que el Estado colombiano no siembra minas antipersonal si dispone del presupuesto y políticas públicas para que este tipo de armas sea eliminado de las, zonas rurales de Colombia.

Esto conforme a lo establecido por la Convención sobre la prohibición del empleo, almacenamiento, producción y transferencia de minas antipersonal y sobre su destrucción donde se establece que cada uno de los Estados parte se compromete a destruir o a asegurar la destrucción de todas las minas antipersonal de conformidad con lo previsto en esta Convención.

En el año 2009 Colombia acogió la segunda Conferencia de Revisión de la Convención de Ottawa, con grandes retos, no el del desuso institucional de este tipo de armas puesto que cumpliendo escrupulosamente con la Convención de Ottawa, la cual ratificó desde el año dos mil, ya había desactivado y eliminado el uso de esta clase de armas; el reto mayor que se planteaba la comunidad internacional era que Colombia pudiera llevar a cabo el desminado de su territorio antes de marzo de 2011, plazo no de capricho sino establecido en la Convención, en las zonas que a pesar de estar bajo control gubernamental se hace insostenible desminar cuando no existe claridad de la ubicación de éstas y la sistemática siembra de minas por parte de bandas criminales como las autodenominadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Víctimas de Minas Antipersonal: Naranja: Fuerza Pública | Azul: Civiles Fuente: Landmine Monitor

En el periodo 1990 a MARZO 27 de 2015 se registraron un total de 11.073 víctimas por MAP y MUSE. De estas, el 38 % (4.244) son civiles y el 62 % (6.829) miembros de la Fuerza Pública.


Del total de víctimas reportadas en el periodo 1990 a MARZO 27 de 2015 el 80 % (8.857) resultó herida y el 20 % (2.216) murió en el lugar del accidente De estas, 4.244 víctimas pertenecen a población civil, de las cuales 3.439 (81 %) resultaron heridos y 805 (19 %) murieron. De los 6.829 víctimas miembros de la Fuerza Pública 5.418 (79 %) quedaron heridos y 1.411 (21 %) fallecieron.


De ENERO a MARZO 27 de 2015 se registraron un total de 54 víctimas. De estas, 18 víctimas pertenecen a población civil, de las cuales 9 murieron y 9 quedaron heridos. De las 36 víctimas miembros de la fuerza pública el 94 % (34) quedaron heridos y el 6 % (2) fallecieron en el lugar del accidente.

Entre 1990 y MARZO 27 de 2015 se han reportado un total de 31.150 eventos con minas antipersonal (MAP) y municiones sin explotar (MUSE). De estos, 6.445 fueron accidentes y 24.705 incidentes. De ENERO a MARZO 27 de 2015 se han registrado 40 accidentes y 366 incidentes.

El 98 % de los accidentes y el 98 % de los incidentes ocurrieron en el área rural.

Cinco departamentos concentran el 51 % de los eventos por MAP y MUSE en el periodo 1990 a MARZO 27 de 2015, así: Antioquia (18 %), Meta (14 %), Caquetá (9 %), Arauca (6 %) y Bolívar (5 %).


Los cinco departamentos con mayor frecuencia de incidentes en el periodo 1990 a MARZO 27 de 2015 fueron: Antioquia (16 %), Meta (15 %), Caquetá (8 %), Arauca (7 %) y Cauca (5 %).

Los cinco departamentos con mayor frecuencia de accidentes en el periodo 1990 a MARZO 27 de 2015 fueron: Antioquia (24 %), Meta (9 %), Caquetá (9 %), y Nariño y Norte de Santander (7 % cada uno).


 

Top Ad 728x90