Top Ad 728x90

21 de marzo de 2015

,

¿Ya viene la Paz?

Tengo la impresión de que la negociación con las Farc no va bien. En medios de comunicación, encuentro evidencia de que este proceso será similar a los anteriores

Paloma Valencia L.

Tengo la impresión de que la negociación con las Farc no va bien. En medios de comunicación, encuentro evidencia de que este proceso será similar a los anteriores; las Farc conversan mientras se fortalecen militarmente.

Incautaron siete contenedores de armas, ¡“100 toneladas de pólvora, más de 2 millones de fulminantes, 99 núcleos de proyectiles y 3 mil casquillos para construir cañones de infantería”! No se entiende para qué necesitan las Farc tantas armas nuevas, si el proceso va bien. La información de inteligencia -según develan los medios- advirtió el arribo de las armas para las Farc en un barco a Cartagena; y efectivamente allá llegaron escondidas en bolsas de grano. El barco llevaba dizque tuberías para una refinería en Cuba, enviadas desde China y por supuesto, las armas no estaban registradas en la hoja de ruta.

Además del ánimo bélico de las Farc, queda también demostrado que el supuesto garante, el país donde se realizan los diálogos, está ayudándoles a conseguir nuevas y poderosas armas. En cualquier país del mundo, la noticia sería un suceso, más cuando los receptores sostienen un “proceso de Paz” con esa organización. Dirán ahora que no eran para las Farc; pero la información de inteligencia reportó que las armas llegarían para las Farc y efectivamente llegaron. Seguramente el desenlace será que las despacharemos hacia Cuba y de allá llegarán acá, nuevamente.

Hace pocos días, en Nariño se incautaron 16 lanzacohetes antitanque RPG 7V de fabricación rusa que son capaces de derribar aeronaves en vuelo, también fueron incautadas 20 cargas impulsoras y 470 granadas de 40 milímetros, capaces de destruir los blindados del Ejército que hoy protegen las vías. Meses atrás, el país sostuvo un acalorado debate sobre si las Farc tenían o no misiles antiaéreos y parecía que había preocupación con la sola idea. Hoy, como ya viene la paz, las “importaciones” de armas de alto poder para las Farc no son noticia. Dirán, como dijeron antes, que los aviones se caen.

El documento revelado por Verdad Abierta, denominado la agenda oculta de las Farc en el Nudo del Paramillo muestra los planes que las Farc tenían a finales del 2013 de promover nuevos francotiradores y reactivar tres frentes guerrilleros. Sugiere además, que han utilizado al Estado y a sus fuerzas armadas para disciplinar sus frentes, para lo cual decretan treguas y dónde no se cumple el Estado actúa y disuade a los insubordinados. Consideran a las Bacrim aliados estratégicos. Manifiestan la decisión sobre la no utilización de minas antipersonales, lo que muestra la veracidad del documento.

El Ejército reconoció que existe la alerta sobre una nueva ofensiva violenta de las Farc y los pobladores de los municipios dicen que las Farc siguen con todas sus actividades criminales. El gobierno es ahora, su principal defensor y todos los ataques por ende, son responsabilidad del ELN. A nadie le llama la atención que las propias Farc reconozcan abiertamente los lazos y la estrecha vinculación que tienen con el ELN. Ante el cese de bombardeos decretado por el gobierno, las Farc –a través de Iván Márquez- protestaron por que no se incluyó al ELN, pues de acuerdo a sus propias palabras, afectaría a este grupo insurgente en la medida en que actúan como organizaciones hermanas.

Mientras todo esto avanza, el gobierno sólo cede. Cabecillas veranean en la Habana, se solicita la liberación de Simón Trinidad, se permite que las Farc vayan a hablar a parlamentos europeos, se suspenden las extradiciones y los bombardeos, las Farc violan la supuesta tregua con actos violentos, extorsión y narcotráfico; las protestas sociales aumentan y la economía nacional avanza hacia el precipicio. El gobierno insiste; la paz ya llega, la paz ya llega.

El Peblo, 21/03/2015

Top Ad 728x90