Top Ad 728x90

21 de marzo de 2015

,

Mora se va de la mesa

Desconcierta y genera desconfianza el retiro del General Mora de la mesa de negociación con las FARC, precisamente cuando empieza el ciclo de negociaciones relacionado a temas militares

Por Federico Hoyos S.

Desconcierta y genera desconfianza el retiro del General Mora de la mesa de negociación con las FARC, precisamente cuando empieza el ciclo de negociaciones relacionado a temas militares: dejación de armas y cese bilateral al fuego. ¿Por qué toma el presidente de la república esta determinación en un momento tan crítico?


En medio de las especulaciones y desconfianza que genera la negociación con las FARC en Cuba, la presencia de un militar como Mora, generaba tranquilidad, pues representaba directamente los intereses de las Fuerzas Armadas en la negociación.

Su presencia durante más de dos años tuvo poco eco en la opinión pública, pues los voceros y personajes de la negociación han sido los señores De La Calle, Jaramillo y hasta en ocasiones Naranjo. Del General Mora poco se supo, pero en cualquier caso su presencia representaba alguna garantía.

Durante dos años de conversaciones sobre lo divino y lo humano como: la historia de las “causas objetivas” de la guerra, política agraria, política antidrogas, relaciones con Estados Unidos, víctimas, etc, el General Mora estuvo presente y podría decirse que en varios de los mencionados temas, su participación pudo haber sido discreta o nula al no tratarse de asuntos que fueran de su experticia. Por esta razón sorprende y molesta que una vez inicia el debate duro sobre temas militares, el General haya sido removido de la mesa, so pretexto de emprender una serie de giras junto al Presidente de la República, por unidades militares de todo el país.

En relación a lo anterior preguntamos: ¿Es excluyente que el General Mora haga giras junto a Santos y a su vez esté presente en La Habana? Creemos que no. ¿Era necesaria la presencia de Mora para debatir junto a las FARC temas del agro y tierras pero no militares? Creemos que no. ¿Garantiza la presencia de generales y almirantes en La Habana que se defenderá los intereses de la fuerza pública en la negociación? No.

A diferencia del General Mora, los altos oficiales del Ejército y la Armada Nacional que desde hace un tiempo integran la mesa de negociaciones, no lo hacen en calidad de negociadores y además no participarán en las discusiones políticas en donde se definen los temas gruesos. La presencia de generales y almirantes en La Habana se hace en calidad de mandos medios, pues como se mencionó, no participarán en calidad de negociadores sino de asesores técnicos.

La desconfianza que emana de las negociaciones de paz es culpa del gobierno por las erráticas decisiones y afirmaciones que hace en cada ciclo de diálogos y en donde pareciera estuviera más inclinado por complacer las exigencias de la guerrilla que la de los colombianos. El General Mora, además de ser negociador, tenía una doble condición de técnico y asesor en asuntos militares y de político que le permitía participar directa y abiertamente en las discusiones. Ahora, el Presidente de la República ha removido la representación política de las Fuerzas Armadas, y ha reducido la presencia de nuestra fuerza pública a una simple asesoría técnica. Lamentable.

Kienyke.com, Bogotá, marzo 19 de 2015.

Top Ad 728x90