Top Ad 728x90

27 de enero de 2015

,

Fascinación islamista y negación del Holocausto: las debilidades del doctor Fuenmayor Toro

¿Por qué la fascinación de la izquierda más radical por el islamismo? Esta pregunta ya ha sido formulada y analizada varias veces, pero las masacres recientes en Charlie Hebdo y el supermercado Hyper Cacher en París vuelven a poner el dedo en una llaga que marxistas de toda calaña (desde maoístas trasnochados hasta ortodoxos comunistas) gustan salar de vez en cuando.

Por Isaac Nahon-Serfaty

¿Por qué la fascinación de la izquierda más radical por el islamismo? Esta pregunta ya ha sido formulada y analizada varias veces, pero las masacres recientes en Charlie Hebdo y el supermercado Hyper Cacher en París vuelven a poner el dedo en una llaga que marxistas de toda calaña (desde maoístas trasnochados hasta ortodoxos comunistas) gustan salar de vez en cuando. 

Normalmente el argumento de estos materialistas ateos, deslumbrados por un fanatismo religioso oscurantista y violento, es que estos ataques terroristas son una reacción contra el pasado colonialista y opresor de los antiguos colonizadores. Y a veces aderezan sus justificaciones con algunas observaciones que los acercan a los planteamientos de los revisionistas que niegan la Shoá (el Holocausto), muy en la onda del ex presidente iraní Mahmud Ahmadinayad quien montó una cruzada global para “probar” que el genocidio contra los judíos en manos de los nazis y sus colaboradores nunca ocurrió.

Una muestra de esta “atracción fatal” por el islamismo la ha dado en estos días Luis Fuenmayor Toro, ex rector de la Universidad Central de Venezuela, quien ha hecho algunos planteamientos por Twitter donde mezcla un anti judaísmo no tan velado con su crítica a los “verdaderos padres” de ISIS y Al Qaeda, es decir a Europa y EEUU, quienes habrían creado al monstruo terrorista que hoy los amenaza. Lo llamativo de los planteamientos del doctor Fuenmayor Toro es que su argumento sobre la responsabilidad de gobiernos occidentales en el nacimiento de redes terroristas islamistas tenga que venir acompañado de preguntas como esta: “¿Por qué en Alemania y Austria se condena penalmente en forma fuerte en quienes contradigan la tesis oficial del holocausto judío por los nazis?”.

Veamos de forma más detallada cómo el doctor Fuenmayor Toro ha formulado su pregunta. Entendemos que para él existiría una “tesis oficial” sobre la Shoá que sería cuestionada por “otra tesis”, y que para este universitario las dos “tesis” serían igualmente válidas. Pero el ex rector de la UCV sigue salando su llaga antijudía, pues, como corresponde, su atracción por las “tesis” negacionistas va acompañada, por decirlo de alguna forma, de su antipatía por los judíos (y claro, por Israel). Y así formula otra pregunta con piquete: “[¿]Defenderían l (sic) libertad de expresión estos mandatarios que marcharon en París si las caricaturas fueran contra (sic) la historia d (sic) la tierra prometida[?]”. Pero el doctor Fuenmayor Toro no quiere quedarse corto, y sigue con sus “inocentes” preguntas: “Me pregunto, a raíz de los trágicos sucesos parisinos: ¿Se permitirían caricaturas cuyo objeto de burla fuera la religión judía?”. El ex rector debería saber que en Charlie Hebdo siempre han satirizado todas las religiones, incluyendo la judía. También el doctor Fuenmayor Toro debería estar al tanto que los ataques antisemitas en Francia, es decir contra judíos y contra instituciones judías, se han incrementado en años recientes. Claro que el ex rector prefiere ignorar estas cosas, pues no cuadran con su torcida argumentación.

Hay un efecto de paralelismo en el discurso del académico, quien para defender su idea según la cual Occidente estaría recibiendo una ración de su propio “chocolate colonialista” (idea que es perfectamente debatible) debe poner inmediatamente sobre la mesa el tema de las “otras tesis” sobre la Shoá, que niegan el genocidio contra los judíos y que buscan revisar la historia para legitimar al nazismo. ¿Qué conecta en la mente de este científico de izquierdas su cuasi justificación del terrorismo islamista y su interés por el revisionismo que pretende negar que el Holocausto existió? Se pueden avanzar dos explicaciones: una tiene que ver con las teorías conspirativas que proponen encontrar la raíz de los males del mundo en una “causalidad diabólica”, como lo planteara el experto en historia del antisemitismo Leon Poliakov; la otra está asociada con la fascinación que el radicalismo islamista produce en una izquierda recalcitrante ante la debacle de la utopía marxista.

Los “conspiracionistas”, y tengo la sospecha que el doctor Fuenmayor Toro es uno de ellos, ven judíos por todos lados. La “causalidad” de todo lo malo que ocurre en el mundo estaría en este pueblo que además de controlar los medios de comunicación y las finanzas (vieja acusación en la que coinciden los inquisidores, los Protocolos de los Sabios de Sión y el Mein Kampf de Hitler), se habría “inventado” su “tesis oficial” del Holocausto para justificar la creación del Estado de Israel y oprimir a los palestinos.

Está también el radicalismo, la vena revolucionaria que estos marxistas ven en el fanatismo islamista. No importa que estos fundamentalistas prescriban volver a una era de oscurantismo en la que los infieles merecen ser decapitados, las mujeres son sometidas a un trato degradante y las niñas son usadas como bombas humanas, como lo ha hecho Boko Haram en Nigeria. El doctor Fuenmayor Toro y otros como él ven en el islamismo la pasión y la acción revolucionarias que tendrían el potencial de trastocar el orden mundial y retar al capitalismo dominante. Michel Foucault, intelectual francés que cuestionó todas las formas de poder y de disciplina, expresó la misma extraña fascinación sobre la revolución islámica en Irán. En una de sus crónicas Foucault escribió: “…me impresionó una forma de ‘voluntad política’. Me impresionó su esfuerzo por politizar estructuras que son inseparablemente sociales y religiosas en respuesta a problemas actuales. También me impresionó su intento de abrir la dimensión espiritual de la política”.

El doctor Fuenmayor Toro es uno de los críticos que, desde la izquierda, ha cuestionario las políticas del chavismo. En eso disiente de otros correligionarios marxistas, como los del PCV o incluso del PSUV. Pero estoy seguro que a la hora de acusar a los judíos y a Israel de cualquier cosa, todos ellos coincidirán gustosos, pues en un extraño juego de lógica retorcida podrán gritar juntos: “¡Islamistas, neonazis y comunistas del mundo, uníos!”.

* Periodista y profesor en la Universidad de Ottawa (Canadá)

RunRun.es, 27/01/2015

Top Ad 728x90