Top Ad 728x90

8 de octubre de 2014

,

Entre Álvaro Uribe y la Paz nunca hubo timidez

Fueron ocho años (8) de gobierno exitoso y si bien la palabra éxito puede ser objeto de debate la alta popularidad del entonces mandatario y del hoy senador de la República Álvaro Uribe Vélez es muestra del afecto popular, su crácter, prueba de una politica hecha con firmeza pero de corazón, honrando eso sí, su slogan de campaña.

Uribe Vélez y la Paz
Fueron ocho años (8) de gobierno exitoso y si bien la palabra éxito puede ser objeto de debate la alta popularidad del entonces mandatario y del hoy senador de la República Álvaro Uribe Vélez es muestra del afecto popular, su crácter, prueba de una politica hecha con firmeza pero de corazón, honrando eso sí, su slogan de campaña.

Frente a los temas de paz Uribe Vélez nunca fue timido, sus decisiones y conceptos siempre coherentes, distante si de creer en la voluntad de paz del grupo terrorista pero siempre firme en las convicciones y bienestar de la comunidad. Copolitica hace un recuento cronológico de las declaraciones y momentos donde Uribe Vélez buscó generar espacios de paz y acuerdos en favor de los secuestrados, que sin duda son distantes de las actuaciones del gobierno Santos que ha preferido creer en las FARC y no imponer condiciones.
 
En el Manifiesto Democrático de 100 Puntos que se definían casi que en el enunciado "La Colombia que quiero" Uribe le propuso al país:

"Soy amigo del diálogo con los violentos, pero no para que crezcan sino para hacer la paz. Pediré mediación internacional para buscar el diálogo con los grupos violentos, siempre que empiece con abandono del terrorismo y cese de hostilidades. Para el desarme y la desmovilización puede haber todo el plazo que se requiera. Urgencia para el cese de hostilidades, paciencia para los acuerdos finales. Toda la generosidad en la reinserción. Garantías efectivas para el ejercicio político de quienes provengan de los grupos armados; que hagan política sin armas y sin que los asesinen. Que no se repita la experiencia de la Unión Patriótica donde confluyeron dos errores: primero, combinar la política con los fusiles, cuando los argumentos son las únicas armas válidas de la lucha democrática; y, segundo, la falta de mayor determinación por parte del Estado para proteger a los militantes políticos. La agenda temática de la democracia no se debe negociar bajo la presión de los fusiles, pero a quienes los portan se debe ofrecer condiciones para que los abandonen y hagan valer sus ideas en los escenarios de la democracia."

 No es novedad que el presidente Álvaro Uribe buscó acercamientos que a diferencia de otros éstos se hicieron en pro del sentido humanitario:

“El gobierno no se opone al acuerdo humanitario. Siempre y cuando, el acuerdo humanitario no sea para devolverle delincuentes a las Farc. Un acuerdo humanitario tiene como condición que aquellos integrantes de las Farc que lleguen a salir de la cárcel no regresen a delinquir”, dijo el presidente Uribe  después de la liberación del soldado Josué Daniel Calvo acto que fue público y condiciones que nunca fueron aceptadas por el grupo terrorista de las FARC.

Cronología de las condiciones de Uribe:

2003: "bueno, olvidémonos del cese de hostilidades y de la iniciación del diálogo y hagamos el acuerdo humanitario sin esas condiciones. Pero sí con otras condiciones razonables como son la liberación de todos los secuestrados y que los guerrilleros que salgan de la cárcel no regresen a delinquir sino que se pongan bajo custodia de otros gobiernos”


2005: “el Gobierno está dispuesto a un encuentro con la Farc para el acuerdo humanitario en cualquier sitio de Colombia, sin zona de despeje, con la advertencia de que el Gobierno no va a liberar guerrilleros para que vuelvan a delinquir.”

2006: "Quiero simplemente repetir que el Gobierno, ni descarta el acuerdo humanitario, ni está dispuesto a hacer un acuerdo humanitario que sacrifique la política de seguridad del Estado"

2007: "El Gobierno ha hecho todos los esfuerzos por el intercambio humanitario (...) Tenemos dos limitaciones. Una es, el tema de zona de despeje. Cuando el país nos pide que haya control militar y policivo en todo el territorio, no podemos volver a zonas de despeje (…) La otra limitación es que no podemos aceptar que guerrilleros de las Farc salgan de la cárcel para volver a delinquir”.

"No hay cálculo político para frenar el acuerdo humanitario. Por eso hemos tenido largueza para abrir opciones, pero no hay, no hay ninguna vacilación para continuar con toda firmeza la política de Seguridad Democrática”

2008: “El acuerdo humanitario de nuestra parte tiene esas dos limitaciones, que las creemos necesarias para que el acuerdo humanitario no fuera a convertirse simplemente en una negación de la política de seguridad y en un estímulo al terrorismo de las Farc."

"Y mantenemos en firme la propuesta, que hicimos hace muchos meses: guerrillero que tome la decisión de abandonar la guerrilla, uno; dos, de devolver a los secuestrados, es guerrillero que puede gozar de libertad.
El Gobierno lo asimila a un acuerdo humanitario, para facilitarle la libertad. Libertad sin impunidad, libertad con justicia. Si están incursos en delitos atroces no pueden recibir el beneficio de la amnistía, tampoco el del indulto, pero sí se busca un sistema de libertad con recompensa.
Entonces son dos condiciones: primera condición, que abandonen la guerrilla; segunda condición, que liberen a los secuestrados"

2009: "Porque quiero mandar un mensaje a las Farc: estamos listos para la paz, no para el engaño; estamos listos para el acuerdo humanitario, no para reforzar el terrorismo."

El 4 de junio  el presidente Álvaro Uribe, libera a Rodrigo Granda, el mal llamado canciller de la banda terrorista de las  FARC, hoy negociador en la Habana, Cuba, luego de que el presidente francés, Nicolás Sarkozy, pidiera su liberación en aras de facilitar el acuerdo humanitario. 
24 días más tarde la banda terrorista contesta: En la página de Anncol, las Farc informan de la muerte de once diputados del departamento del Valle del Cauca que estaban secuestrados desde 2002. La guerrilla adujo que los políticos murieron el 18 de junio "en medio del fuego cruzado cuando un grupo militar sin identificar hasta el momento atacó el campamento donde se encontraban". Información que luego fue desmentida.

20 de agosto: En una reunión con los familiares de los secuestrados, reunión facilitada gracias a la mediación de Piedad Córdoba, Chávez manifiesta su disposición de ayudar para la liberación de los secuestrados.

26 de agosto: Las Farc manifiestan estar de acuerdo con la participación de Chávez como mediador para el acuerdo.

18 de septiembre: Las Farc en una carta a Chávez dicen que es "indispensable" establecer una "zona desmilitarizada" para lograr el canje de prisioneros.

24 de septiembre: Sarkozy en una reunión con la ONU anuncia que Chávez visitará Francia en noviembre para conversar sobre el intercambio humanitario.

31 de agosto: Los presidentes Chávez y Uribe se encuentran en la Hacienda Presidencial de Hato Grande. al norte de Bogotá. Se ponen de acuerdo para adelantar los primeros acercamientos de Chávez con las Farc para la liberación de los secuestrados.

3 de octubre: La senadora Piedad Córdoba anuncia el aplazamiento de la reunión entre Chávez y un delegado de las Farc, prevista para el 8 de octubre.

5 de octubre: Córdoba visita una cárcel de Texas (EEUU) y se entrevista con Anayibe Rojas, alias "Sonia", guerrillera de las Farc, para tratar sobre el acuerdo humanitario.

31 de octubre: Córdoba se reúne en una cárcel de Washington con Ricardo Ovidio Palmera, alias "Simón Trinidad", guerrillero de las Farc extraditado y quien, junto a "Sonia", manifestó que si era necesario el se mantendría al margen del acuerdo humanitario con el objetivo de que se hiciera efectivo.

Se conoce de la presencia de Rodrigo Granda, el “canciller de las Farc”, en Caracas. Su viaje tiene el propósito de facilitar el encuentro entre Chávez y miembros del grupo guerrillero.

2 de noviembre: El periódico "El Nacional" de Caracas anuncia cita del presidente Chávez con Granda al día siguiente.

3 de noviembre: Se anuncia el encuentro de los presidentes Sarkozy y Chávez para hablar del acuerdo humanitario y la liberación de los rehenes.

4 de noviembre: Chávez da a conocer que los guerrilleros de las Farc están en Caracas y que se reunirá con ellos.

7 de noviembre: Chávez sostiene que se ha reunido con un miembro de las Farc, para avanzar en el tema del acuerdo humanitario. Después aparece con el miembro de la cúpula de las Farc "Iván Marquez" y Rodrigo Granda.

9 de noviembre: Uribe y Chávez se reúnen en Santiago de Chile en el marco de la Cumbre Iberoamericana, para tratar el tema del acuerdo humanitario.

18 de noviembre: Durante una cumbre de países petroleros (la OPEP) en Arabia Saudita, Chávez dice que la ex candidata presidencial, Ingrid Betancourt, "está viva" aunque admitió que carecía de pruebas.

20 de noviembre: Chávez se reúne en París con el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy y reitera su interés en reunirse con Tirofijo, pero no presenta las pruebas de sobre vivencia que el gobierno francés espera.

El presidente venezolano revela confidencias que contrarían al gobierno de Uribe.
Más tarde, el mismo día, el Alto Comisionado para la Paz de Colombia, Luis Carlos Restrepo, expresa la fijación de la fecha del 31 de diciembre como límite para que la gestión de Chávez muestre “avances significativos”.

Marulanda se comprometió por escrito a suministrar "antes de fin de año" una prueba de que Ingrid Betancourt está viva, expresa Chávez al final de un almuerzo con Sarkozy.

21 de noviembre: Uribe manifiesta su preocupación por las ganancias políticas que las Farc podrían ganar aprovechándose de la dilatación del proceso.

Esa misma noche, A través de un comunicado de Presidencia, Uribe decide poner fin a la mediación de Chávez y Piedad Córdoba, luego de que conociera que el Presidente venezolano llamara a un general del ejército colombiano. Argumentó que por encima de todo estaba la “seguridad democrática”.

22 de noviembre: A través de un comunicado Chávez acta la decisión del gobierno colombiano. Venezuela "acepta esta decisión soberana del Gobierno de Colombia, pero manifiesta su frustración, dado que de esta manera se aborta un proceso que se venía llevando con pulso firme y en medio de grandes dificultades, habiéndose obtenido en apenas tres meses importantes avances".

24 de noviembre: la decisión de Uribe “afectará las relaciones entre los dos países”, afirma Chávez. “Me siento defraudado”, dijo.

25 de noviembre: Chávez expresa que las relaciones con Colombia quedan "congeladas" y llama a Uribe "mentiroso".
 
Uribe contesta: "Sus palabras, sus actitudes, dan la impresión de que usted no está interesado en la paz de Colombia, sino en que Colombia sea víctima de un gobierno terrorista de las Farc", lo acusa de intentar "incendiar" América Latina y "expandirse" por la región. “"Nosotros necesitamos una mediación contra el terrorismo y no legitimadores del terrorismo”, declara.
 
Esta es pues la cronología de esfuerzos por parte del gobierno del presidente Álvaro Uribe Vélez para llegar a acuerdos y buscar la paz con elgrupo terrorista de las FARC, esfuerzos que nunca tuvieron otra respuesta por parte de la banda criminal que el maltrato constante a la comunidad.

Top Ad 728x90