Top Ad 728x90

6 de septiembre de 2014

Cuando la soberbia habla

Leer cada una de las líneas y de los descarados argumentos que presentan desde las montañas de Colombia (o vaya a saber si en realidad desde algún cómodo escondite) para desacreditar y señalar quien es o no víctima.

FARC figura simón trinidad
Por Tatiana Cabello Flórez 

Leer cada una de las líneas y de los descarados argumentos que presentan desde las montañas de Colombia (o vaya a saber si en realidad desde algún cómodo escondite) para desacreditar y señalar quien es o no víctima. Me ofende que ellos como victimarios tengan la osadía de desestimar la condición de alguien a quien privaron de la libertad, separaron de su familia y obligaron a alejarse de su vida.

Faltaba más que ahora hagan pasar un secuestro como unas vacaciones cómodas con mañanas de bronceo y noches de maravillosas charlas y música.

Las farc son y seguirán siendo una organización terrorista siempre y cuando tengan a su haber víctimas mortales, atentados a la infraestructura, desapariciones, secuestros, reclutamiento de menores, violación a mujeres e infantes y cualquiera de los ya tristemente famosos delitos que cometen. No deben posar de jueces y sentirse indignados o sorprendidos por la existencia y visibilidad de una víctima, sea esta un personaje público o no.

Lo ocurrido con Clara Rojas nos lleva a varias preguntas: ¿Vale la pena negociar con un secretariado que no representa el “pensamiento” de sus bloques? ¿Esto es evidencia que sin la venia o complacencia de las farc no se llegará a un ajuste? ¿La “naturaleza de la confrontación” a la que hacen referencia es excusa para delinquir ciegamente y que luego se les perdone sin que paguen esos delitos? ¿Esta soberbia a flor de labios es la paz que nos espera? ¿Terminaremos ahora siendo la sociedad colombiana y el ejército los malos y las farc las víctimas?

Muchas preguntas, pocas respuestas. Siguen burlándose como cuando al principio nos dedicaron en medio de risas el “Quizás, quizás, quizás”. ¡Cuánto desprecio, cuánta soberbia!

Tristeza y desconcierto nos inundan cada día; nos anuncian que no se van a desmovilizar, que no van a entregar armas, que “evaluarán” si reconocen víctimas, que la paz no está cerca, que no son narcotraficantes… muchas palabras tristes que sepultan la esperanza nacional mientras ellos se reacomodan para seguir delinquiendo.

Los pronunciamientos del gobierno para rechazar estas acciones y pronunciamientos son tan escasos como tibios. En nombre de la paz no solo tenemos una cantidad infinita de sapos tragados sino una indigestión a causa de lo mismo. Pero para el Estado esto es válido y no atenta contra la dignidad de un pueblo acorralado por el terror y la violencia guerrillera.

"Negar a Clara Rojas como secuestrada es violar sus derechos como víctima y mujer", dijo escasamente De la Calle. Y agregó: "Esto es una muestra de desprecio contra una víctima". ¿No cabría en este momento el sentar un precedente y exigir respeto a costo que se levante la mesa? Alguna vez escribí que al Presidente se le ven las moñitas cuando tiene que referirse a las actuaciones de las farc. Parece que esto no ha cambiado.

Twitter @Tatacabello 06/09/2014

Top Ad 728x90