Top Ad 728x90

14 de agosto de 2014

Show ministerial

Y es que en eso se convirtió la conformación del gabinete para el segundo periodo de Santos, en un reality show, un espectáculo lleno de conjeturas y remiendos en el que se movieron la piezas de un lado a otro y se reacomodaron buscando quedar bien con todos

Santos y Vargas Lleras
Por Diego Mora 

Y es que en eso se convirtió la conformación del gabinete para el segundo periodo de Santos, en un reality show, un espectáculo lleno de conjeturas y remiendos en el que se movieron la piezas de un lado a otro y se reacomodaron buscando quedar bien con todos (la especialidad del Presidente) los que contribuyeron de una u otra manera con la reelección y hasta para los que no (o si no vean al vicepresidente y todo lo que logró).

No voy a entrar a cuestionar la calidad de los nombres, que hoy integran el gobierno desde los diferentes ministerios (a excepción de Luis Eduardo Garzón, lo dejo para el final), pero sí me extraña que Santos hable de un gabinete de y para las regiones, y aunque 11 de los 16 ministros no sean de Bogotá, al ver las figuras nombradas se percibe que seguirá siendo un gobierno centralista. Uno de los muchos errores cometidos por Santos es su poco contacto y diálogo con otras zonas del país diferentes a la capital, y la elección de este nuevo gabinete pareciera indicar que vamos por el mismo camino, situación nada atractiva, pues los colombianos esperamos que ahora sí se vean los avances de los que tanto se habla, pero que no son palpables. Difícil que se cumpla con esta composición ministerial.

Por otro lado, este nuevo gabinete ratifica lo que es la política en Colombia, nada más que un juego de intereses de unos pocos a los que solo les importa su beneficio personal. Está claro que un presidente debe gobernar con sus amigos, ¿pero cuántos de los recién nombrados ministros no son más que nombres impuestos que se deben aceptar para pagar los favores recibidos? ¿Acaso les importó a quienes diseñaron el gabinete que esos nombres tuvieran las capacidades para afrontar los retos que tiene el país? Con seguridad no, porque aquí lo primordial es tener el poder, sea cual sea, y beneficiarse de él. Triste, pero esa es nuestra realidad, no es de ahora ni de Santos, es de siempre y hace parte de nuestra historia.

El gabinete está nombrado, el segundo periodo de Juan Manuel Santos ha empezado, el proceso en La Habana continúa (aunque sigamos sin saber en qué va ni para dónde) y el país espera y necesita salir adelante. Queremos superar nuestros problemas, vivir en un lugar mejor, próspero y en el que todos tengamos cabida. Desear que a este gobierno le vaya mal es un despropósito, debemos, con las diferencias que tenemos, esperar que todo le salga bien, pues con seguridad eso redundará en nuestro beneficio.

Por último: con algo de cinismo Luis Eduardo Garzón dijo alguna vez que estaba calentando silla en un cargo que Santos se inventó para él. Estuvo más de dos años recibiendo salario y no hizo nada. Hoy, es el Ministro de Trabajo, algo que solo es posible en el país del realismo mágico. Dios nos proteja.




El Colombiano, 14/08/2014

Top Ad 728x90