Top Ad 728x90

26 de julio de 2014

Banco de la República lanza libro sobre educación

Por supuesto el tema despertó el interés de muchos de quienes hemos trabajado los temas de educación y al acto asistieron rectores

Banco de la República
Por Jaime Restrepo Cuartas

Por supuesto el tema despertó el interés de muchos de quienes hemos trabajado los temas de educación y al acto asistieron rectores, investigadores, profesores, maestros, representantes de entidades regionales, delegados de algunas universidades y los convocantes de la Cámara de Comercio de Santander y la Comisión Regional de Competitividad.

Según ellos, de lo que se trataba era de dejar unos mensajes claros, entre ellos que aunque la cobertura en el país se puede decir que es del 100%, la calidad es el problema fundamental y para ello se presentaron los resultados de Colombia en las pruebas PISA en donde el país ocupa los últimos lugares en matemáticas, lenguaje y ciencias, además del último lugar en la reciente prueba del área financiera. Se destacan los logros adquiridos por Bogotá y departamentos como Antioquia, Santander y el eje cafetero.

Lo que es simpático es que los diferentes capítulos del libro, ignoran como elementos sustanciales entre las causas de la mala calidad de la educación, temas claves como la desnutrición infantil que afecta a 2,5 millones de niños colombianos de los estratos más pobres, causante de la afectación definitiva, antes de los siete años, de gran parte de las funciones mentales que tienen que ver con el razonamiento lógico matemático, la capacidad de abstracción y la imaginación.

Eso los lleva a proponer como causas de la mala calidad una serie de elementos que forman parte de lugares comunes que ya se han vuelto tradicionales, que son coadyuvantes, pero no los elementos esenciales: la mala formación de los docentes, la desigualdad en la dotación y la infraestructura educativa, la jornada escolar que se ha reducido para, a su vez, duplicar el número de estudiantes, quienes permanecen entonces poco tiempo en las aulas, la desigualdad en contra de las comunidades étnicas (negras e indígenas) y la falta de formación en Posgrados. Además, cosas exóticas de nuestra cultura informal, como el llamado “pico y placa en la escuela”, porque no alcanzan las aulas.

Por eso, los propósitos que se destacan en el libro son invertir en la calidad de la educación, mejorando la formación y la capacitación de los maestros, desarrollando una mejor infraestructura, haciendo énfasis en el la capacitación diferencial de las etnias, especialmente indígenas, estableciendo la jornada única y aumentando los recursos para la formación de doctores.

En la discusión que se obtuvo, salieron a relucir elementos esenciales como la atención integral a la primera infancia con todos sus componentes nutricionales y de educación a través de metodologías lúdicas, el fortalecimiento del bilingüismo, la pertinencia de lo que se enseña, los modelos pedagógicos, la disminución de la brecha entre lo urbano y lo rural, las tecnologías de la información y comunicación, la lucha contra la corrupción y la inclusión educativa.

El Director del Banco recalcó, para nuestra satisfacción, que lo que más impactaría el desarrollo económico del país sería la atención integral a la primera infancia, pero que desafortunadamente es una inversión a largo plazo y eso no resulta ser de interés para los políticos. El Banco de la República se compromete a continuar contribuyendo con la investigación educativa en los campos sugeridos y eso es importante porque es una entidad de prestigio que juega un papel esencial en el desarrollo económico y social del país, y que sabe que la educación es lo que en últimas permite cerrar la brecha social, disminuir la desigualdad y facilitar el progreso. A ellos, de pronto el Gobierno si los escucha.


Debate.com.co, 26/07/2014

Top Ad 728x90