Top Ad 728x90

24 de junio de 2014

, ,

El “milagro” ecuatoriano

He leído mucho últimamente sobre Ecuador. Una serie de artículos y columnas de opinión han puesto sobre la mesa los logros del modelo económico ecuatoriano.

Rafael Correa y Raul Castro
Por Alberto Bernal León

He leído mucho últimamente sobre Ecuador. Una serie de artículos y columnas de opinión han puesto sobre la mesa los logros del modelo económico ecuatoriano. La revista Dinero, por ejemplo, recientemente le dedicó una portada y un extenso reportaje.

Los cambios que se han visto en Ecuador son incuestionables. Bajo el mandato del Presidente Correa se han construido carreteras, se han renovado y construido aeropuertos, se ha mejorado el acceso a la educación y se ha reducido la pobreza. Valga decir que el milagro ecuatoriano se parece mucho a, por ejemplo, el milagro peruano y panameño.

Se preguntará el lector por qué razón incluyo en esta columna a Perú y a Panamá. La respuesta es sencilla: porque Perú y Panamá han llevado a cabo sus respectivos milagros sin tener que utilizar las medidas “heterodoxas” que se han utilizado en Ecuador para incrementar las arcas fiscales. Muchos de los lectores no tienen por qué saber esto, pero en el año 2006, el entonces presidente Palacio expropió los activos de la petrolera Occidental por la supuesta violación de una de las clausulas del contrato existente con esa multinacional (la falta de una firma, literalmente), dándole la posibilidad a PetroEcuador de apropiarse de una producción diaria adicional de 100,000 barriles. El Presidente del Ecuador de la época expropió los activos sin ofrecer ninguna clase de compensación. El entonces candidato Correa fue uno de los principales proponentes de expulsar a Occidental del Ecuador. La decisión de expropiar implicó que PetroEcuador incrementó su recaudo anual por venta de petróleo en USD más o menos $3,285 millones. Desde el 2006, Ecuador muy seguramente ha recibido un exceso de recaudo de aproximadamente USD $26,000 millones, gracias a la expropiación.

El Presidente Correa también incrementó los recursos a su disposición tomando la decisión de renegar el pago de la deuda externa, argumentando que la deuda externa contratada con los mercados de deuda voluntarios era “ilegal e ilegítima”. La conclusión de que la deuda era “ilegal e ilegítima” se basó en las conclusiones de una comisión que se llamaba la “Comisión para la Auditoría Integral del Crédito Público” (http://www.auditoriadeuda.org.ec/). Según esta comisión, que hace unas cuantas décadas Paul Volcker hubiera subido las tasas de interés para disminuir la inflación en EEUU, decisión que generó un incremento en las tasas de interés alrededor del mundo, era prueba “irrefutable” de que la deuda contratada por Ecuador en el pasado era “ilegal e ilegítima”. Si, es en serio…..Valga decir que los resultados de esta comisión jamás fueron presentados en instituciones internacionales de relevancia, pues las conclusiones de esa comisión no resisten el más mínimo examen.

Cuando se revisan las estadísticas del banco central del Ecuador se encuentra que desde que asumió el poder el presidente Correa, la inversión extranjera ha rondado unos USD $490 millones anuales, de los cuales USD $312 se explican por la reinversión de utilidades. Mejor dicho, según las estadísticas oficiales, el nuevo capital externo que está llegando al país cada año pondera solo 0.19% dentro del PIB. En Panamá, el número alcanza aproximadamente el 9% del PIB y en el caso de Perú alcanza el 6.5%.

Países como Perú y Panamá han logrado crecer sus economías, han disminuido radicalmente sus niveles de pobreza (mucho más que Ecuador), y han logrado mejorar su infraestructura de una forma muy significativa. Lo grato de estas dos historias es que lo han logrado a punta de estabilidad en las reglas de juego, responsabilidad fiscal y de la implementación de políticas amigables al mercado. Ecuador ha mejorado su infraestructura a punta de apropiarse de los recursos del sector privado. Pero esa estrategia no es sostenible en el tiempo, pues Ecuador carece de capacidad de atraer capital externo, pues no existe credibilidad. El que dude que lo que digo es cierto, que averigüe sobre las recientes restricciones que se están imponiendo a las importaciones, pues los dólares se están acabando. Sí, como en Argentina. 

Desdewallstreet.tv, 11 Mayo 2014

Top Ad 728x90