Top Ad 728x90

27 de abril de 2014

,

La libertad es el camino

La dictadura encabezada por Nicolás Maduro, heredada de Hugo Chávez es sin duda uno de los fenómenos políticos en América más paradójico.

Hugo Chávez y Maduro
Por Juan Urrea

La dictadura encabezada por Nicolás Maduro, heredada de Hugo Chávez es sin duda uno de los fenómenos políticos en América más paradójico. Y es paradojico por el masivo rechazo que tiene por parte del pueblo venezolano y el gran apoyo de los paises vecinos y demás extranjeros.

Claro está, que algunos afirmarán que el tema drl apoyo internacional a la dictadura es relativo ya que este proviene de los intereses de destacados paises por los "regalitos" que van desde unos barriles de petroleo hasta aviones y demás; más que un apoyo relativo es un concierto para delinquir de parte de los paises que se profesan del socialismo del Siglo XXI. Colombia en ejemplo dejó de ser la piedra en el zapato del Castrochavismo en el continente, pasó de ser el país "peón del imperio" por denunciar las alianzas de la dictadura con grupos terroristas a ser el país, en palabras del mismo Nicolás Maduro, ser el que más los ha defendido. 

Basta con ver las imagenes publicitarias de los mismo estudiantes venezolanos que muestran la doble moral de los mandatarios actuales, desde Cristina Fernandez, pasando por Dilma Roseuff y Pepe Mujica que en su momento se declaraban victimas de una dictadura que hoy es emulada por el Chavismo de Nicolas Maduro, pero claro, Juan Manuel Santos no se queda atrás, habia que leer sus articulos para condenar al Chavismo, luego como ministro de defensa reiteradamente denunciaba las alianzas de las FARC con dirigentes del PSUV y el mismo Chácez; y luego era su nuevo mejor amigo y hoy silente y complacientemente legitima la dictadura y sus delitos contra los venezolanos de bien.

El diálogo es el camino afirman muchos, otros levantan su dedo pulgar pero ¿Es en serio? Lo que el mundo ha visto últimamente en Venezuela es todo menos un diálogo, ni siquiera una charla, el discurso amañado y sin voluntad de Nicolás Maduro deja entrever la mala fe de la dictadura, pero claro, es una dictadura bastaba con ver los tuits de Diosdado Cabello insultante y amenazante contra la oposición venezolana. El show del "Diálogo" continuaba, mientras el dictador hablaba las camaras de televisión jugaban a enfocar y desenfocar ¿Y en la vida real? En la vida real los venezolanos seguían el la prisión impuesta desde Cuba, el asesinato a estudiantes y ciudadanos no cesa, sea por delincuentes comunes, estatales o paramilitares. 

Parte de la oposición venezolana se prestó para el show mediatico, el camino no es el "Dialogo" o la charla sino la libertad, libertad para Simonovis, para Leopoldo López y para los Venezolanos del alcaide Maduro; America Latina no puede tolerar más el Socialismo del Siglo XXI, su animo destructor solo deja desolacion, y así Diosdado Cabello rasgue sus vestiduras afirmando que será el adalid de la verdad desde la supuesta Comisión, la realidad es que sólo con la Libertad Venezuela podrá tomar las banderas de la Unidad y de la Democracias, con las dictaduras no se dialoga sólo se define la manera de extinción.



Top Ad 728x90