Top Ad 728x90

20 de abril de 2014

Adiós, Santos. Una oportunidad de oro.

Con el mayor de los respetos, si dos candidaturas con programas semejantes van a primera vuelta, corren el riesgo de que ninguna pase a la segunda vuelta.

Alfonso Monsalve S.

Con el mayor de los respetos, si dos candidaturas con programas semejantes van a primera vuelta, corren el riesgo de que ninguna pase a la segunda vuelta.


A cuarenta días de las elecciones, lo que es definitivamente claro para los colombianos es que Santos es quien más desciende en su intento de ganar las elecciones. La gente le está cobrando todo. Su engaño a los votantes que lo eligieron, el pésimo manejo de las conversaciones de La Habana, el fracaso de las llamadas locomotoras, el indolente manejo de la economía, su actitud débil ante Nicaragua, el apoyo a la dictadura castrochavista, el manejo de los conflictos sociales, el desdén con los policías y militares muertos y su alianza electoral, una entre todas las que tiene con las Farc.

El señor Peñalosa, por su parte, es un hombre tan contradictorio, que no se entiende que haya cambiado de ideología para asegurarse el apoyo de los petristas, cuando hace apenas unas semanas era uno de los principales opositores del exalcalde. Si cree que con esta tendencia va a ganar, podría llevarse una sorpresa, pues se trata de un candidato inflado por la gente que votó por él en la consulta porque no está de acuerdo con la corriente autodenominada progresista que se incrusto en el movimiento, corriente que, por lo demás, le hizo el cajón hasta cuando el señor Peñalosa claudicó. Dejó clarísimo que es, igual que el presidente, un hombre sin principios, pero tiene alguna probabilidad de llegar a la segunda vuelta.

EL Polo Democrático no tiene la fuerza para llegar a la segunda vuelta y no está claro por quién votaría en esa vuelta, pero es probable que lo haría por Santos.

Así pues, las posibilidades de vencer de la oposición, se centran en ganarse el voto en blanco y el elevado número de los que anularon el voto, pero también pasa por tener un candidato único, ya desde la primera vuelta. La manera como el Consejo Nacional Electoral ha saboteado la candidatura legítima de la doctora Marta Lucia Ramírez, no tiene precedentes en la historia colombiana. Ella y su equipo no han podido realizar una campaña eficaz. Con el mayor de los respetos, si dos candidaturas con programas semejantes van a primera vuelta, corren el riesgo de que ninguna pase a la segunda vuelta. Esto sería gravísimo para la democracia colombiana. Se trata de sumar desde ahora, para triunfar. El Partido Conservador, en cabeza de su candidata, doctora Marta Lucía Ramírez y el Centro Democrático, con su candidato Oscar Iván Zuluaga, seguramente ya se están reuniendo, o lo harán muy pronto, para discutir este tema. Si las cosas siguen en el inmediato futuro como van ahora, no hay otra opción. 

Debate.com.co, 20/04/2014


Top Ad 728x90