Top Ad 728x90

12 de marzo de 2014

,

Cartilla hitleriana para Putin

Aunque Putin no nació en la península de Crimea, resulta curioso ver cómo sigue la misma receta hitleriana para justificar su invasión

Putin
Por Juan David Escobar V.

Aunque Putin no nació en la península de Crimea, resulta curioso ver cómo sigue la misma receta hitleriana para justificar su invasión, diciendo que la población de origen étnico ruso debe ser protegida de supuestas amenazas de intimidación, persecución y asesinato.

“La Austria germana debe volver al acervo común de la patria alemana, y no por razón alguna de índole económica”…“Pueblos de la misma sangre corresponden a una patria común. Mientras el pueblo alemán no pueda reunir a sus hijos bajo un mismo Estado, carecerá de un derecho moralmente justificado para aspirar a una acción de política colonial. Sólo cuando el Reich, abarcando la vida del último alemán, no tenga ya la posibilidad de asegurarle a este la subsistencia, surgirá de la necesidad del propio pueblo la justificación moral de adquirir posesión sobre tierras en el extranjero”. Apartes de “Mi lucha”, de Adolfo Hitler.

Casi por estos mismos días, pero en marzo de 1938, Hitler entraba triunfal a su natal Austria luego de un período de inestabilidad económica y política, donde el recién elegido canciller austriaco, Artur Seyss-Inquart, era un títere alemán que le había pedido a Hitler que interviniera militarmente para garantizar la seguridad del gobierno austriaco y de los alemanes austriacos, lo que realmente terminaría siendo la anexión de Austria a Alemania, legitimada un mes después con un plebiscito que votó afirmativamente el 97% de los austriacos.

Aunque Putin no nació en la península de Crimea, resulta curioso ver cómo sigue la misma receta hitleriana para justificar su invasión, diciendo que la población de origen étnico ruso debe ser protegida de supuestas amenazas de intimidación, persecución y asesinato.

Con un cinismo típico de un miembro de la KGB, lo que queda confirmado, pues no era desconocido, es que Putin ha decidido aprovechar la debilidad y crisis de identidad de Europa, y que EE. UU., aunque ya empieza a salir de la crisis económica, todavía no camina de corrido ni está exento de potenciales caídas, y menos aún, quiere asumir las consecuencias de haberse convertido en imperio.

Probablemente Rusia no necesita ni vaya a tomarse toda Ucrania, ni tiene todos los recursos para algo como eso, pero tampoco saldría de Crimea. El referendo adelantado rápidamente para este domingo, más eficiente y prontamente organizado que las reuniones de las potencias de Occidente, decidiría si Crimea se une a Rusia, no obstante Putin lo que probablemente esté buscando es obligar a Occidente a que admita mayor autonomía de las regiones rusas de Ucrania, a cambio de no anexárselas. Rusia terminaría controlando a Crimea, incluso sin incorporársela, así como lo está haciendo con las regiones de Osetia del Sur y Abjasia, que todavía pertenecen, al menos formalmente, a Georgia.

Lo que quede de Ucrania va a estar amenazado por ambos costados. Por el lado oriental, por la Crimea rusa y las zonas limítrofes con Rusia, y por el Oeste, es probable que veamos cada vez más cómo Rusia apoye las intenciones separatistas de la comunidad de origen ruso de la región de Transnistria en Moldavia, en la frontera occidental, para presionar por ambos lados a Ucrania.

Ucrania quedará a su suerte, pues EE. UU. no tiene por ahora cómo, aun queriendo, hacerle un daño real a Rusia. Si hace algo, será más una molestia que una amenaza para Rusia. Y aunque Europa sí tendría cómo causarle dolor a Rusia, la probabilidad de que la retaliación rusa sea más grave para la misma Europa, es muy alta.

Marcador parcial: Rusia: 2 (Georgia y Ucrania)-EE. UU.: 0.

El Colombiano, Marzo 10 de 2014

Top Ad 728x90