Top Ad 728x90

28 de marzo de 2014

,

Ante el Estado fracasado en Venezuela

Desde Los Teques, Venezuela - donde escribo estas palabras en la prisión militar de Ramo Verde ubicada en las afueras de Caracas, me sorprende la cantidad de venezolanos que están sufriendo.

Leopoldo López - Venezuela - Copolitica
Por Leopoldo López

Desde Los Teques, Venezuela - donde escribo estas palabras en la prisión militar de Ramo Verde ubicada en las afueras de Caracas, me sorprende la cantidad de venezolanos que están sufriendo.

Durante 15 años, la definición de "intolerable" en este país se ha reducido a poco hasta que, muy a nuestro pesar, nos encontramos con una de las tasas de homicidios más alta del hemisferio occidental, una tasa de inflación del 57 por ciento y la escasez de productos de primera necesidad sin precedentes fuera del tiempo de guerra.

Nuestra economía lisiada se corresponde con un clima político igualmente opresivo. Desde las protestas estudiantiles que se iniciaron el 04 de febrero, más de 1.500 manifestantes han sido detenidos y más de 50 han informado de que habían sido torturados mientras estaban bajo custodia policial. Más de 30 personas, entre las fuerzas de seguridad y civiles, han muerto en las manifestaciones. Lo que comenzó como una marcha pacífica en contra de la delincuencia en un campus universitario ha puesto de manifiesto la profundidad de la criminalización de la disidencia de este gobierno.

He estado en prisión durante más de un mes. El 12 de febrero, insté a los venezolanos a ejercer sus derechos legales a la protesta y la libertad de expresión - pero haciéndolo en paz y sin violencia. Tres personas fueron asesinadas ese día. Un análisis de las imágenes por la organización de noticias Últimas Noticias determinó que hubo disparos desde la dirección de las tropas militares vestidas de civil.

A raíz de esa protesta, el Presidente Nicolás Maduro ordenó personalmente mi arresto por cargos de asesinato, incendio premeditado y terrorismo. Amnistía Internacional dijo que los cargos parecían como un "intento motivado políticamente para silenciar la disidencia." Al día de hoy, no se ha presentado evidencia de ningún tipo en mi contra.

Pronto, más alcaldes de la oposición, elegidos por una mayoría abrumadora en las elecciones de diciembre, se unieron a mí en la cárcel. La semana pasada, el gobierno arrestó al Alcalde de San Cristóbal, donde se iniciaron las protestas de los estudiantes, así como el Alcalde de San Diego, que ha sido acusado de desobedecer una orden para retirar barricadas de los manifestantes. Pero no vamos a permanecer en silencio. Algunos creen que hablar sólo antagoniza el partido gobernante - propiciando que el Sr. Maduro se mueva más rápidamente para despojar los derechos - y proporciona una distracción conveniente de la ruina económica y social que se está produciendo. En mi opinión, esta ruta es similar a una víctima de abuso permanecer en silencio por miedo de invitar a más castigo.

Más importante aún, millones de venezolanos no tienen el lujo de jugar el "juego largo", de esperar al cambio que nunca llega.

Debemos seguir hablando, actuando y protestando. Nunca debemos permitir que nuestros nervios sean amortiguados con el abuso constante de los derechos que se están produciendo. Y debemos seguir una agenda para el cambio.

El liderazgo de la oposición ha esbozado una serie de acciones que son necesarias con el fin de seguir adelante.

Las víctimas de la represión, el abuso y la tortura, así como los familiares de los que han muerto, merecen justicia. Los responsables deben renunciar. Los grupos paramilitares progubernamentales, o "colectivos", que han tratado de silenciar las protestas a través de la violencia y la intimidación deben ser desarmados.

Todos los presos políticos y disidentes que fueron forzados al exilio por el gobierno, así como los estudiantes que fueron encarcelados por protestar, se les debe permitir regresar o ser puesto en libertad. Esto debe ser seguido por la restauración de la imparcialidad de instituciones importantes que forman la columna vertebral de la sociedad civil, incluyendo el Consejo Nacional Electoral y el sistema judicial.

Con el fin de hacer que nuestra economía esté con el pie derecho, necesitamos una investigación sobre el fraude cometido a través de nuestra comisión para el cambio de divisas - por lo menos $15 mil millones se canalizaron a empresas fantasmas y sobornos el año pasado, una medida que ha contribuido directamente a la espiral inflacionaria y graves carencias que nuestro país está experimentando.

Por último, necesitamos un compromiso real de la comunidad internacional, en particular en América Latina. La respuesta franca de organizaciones de derechos humanos está en agudo contraste con el vergonzoso silencio de muchos de los vecinos de Venezuela en América Latina. La Organización de los Estados Americanos, que representa a las naciones del hemisferio occidental, se ha abstenido de cualquier verdadero liderazgo en la crisis actual de los derechos humanos y el espectro amenazante de un Estado fracasado, a pesar de que se formó precisamente para abordar cuestiones como éstas.

Callar es ser cómplice en la espiral descendente del sistema político de Venezuela, la economía y la sociedad, por no hablar de la miseria Sigue habiendo millones de indigentes. Muchos líderes actuales en América Latina sufrieron abusos similares en su tiempo y no deberían ser cómplices silenciosos de los abusos de hoy.

Para los venezolanos, un cambio en el liderazgo se puede lograr por completo dentro de un marco constitucional y legal. Debemos abogar por los derechos humanos, la libertad de expresión, el derecho a la propiedad, la vivienda, la salud y la educación, la igualdad en el sistema judicial, y, por supuesto, el derecho de protesta. Éstos no son objetivos radicales. Ellos son los componentes básicos de la sociedad de construcción.

Leopoldo López es el ex alcalde del Municipio Chacao de Caracas y el líder del partido de oposición Voluntad Popular.

The New York Times, 27/03/2014

Top Ad 728x90