Top Ad 728x90

9 de febrero de 2014

,

Yo no hago cálculos políticos, yo soy un político de corazón: Pacho Santos

En entrevista con EL HERALDO, el exvicepresidente de la República habló sobre la actual campaña electoral, su futuro político y el del Centro Democrático, además de su relación con el presidente Juan Manuel Santos y el expresidente Álvaro Uribe.

Francisco Santos | Copolitica
En entrevista con EL HERALDO, el exvicepresidente de la República habló sobre la actual campaña electoral, su futuro político y el del Centro Democrático, además de su relación con el presidente Juan Manuel Santos y el presidente Álvaro Uribe.
Luego de un polémico regreso a la arena política, que ha mostrado más ruptura que apoyo en el Centro Democrático, el expresidente Francisco Santos habló sin reservas con EL HERALDO y afirmó que lograr que se revoque el mandato de Gustavo Petro, alcalde de Bogotá, el próximo 2 de marzo y derrotar al presidente Juan Manuel Santos en las urnas son dos de sus objetivos en el corto plazo.
A su juicio el expresidente Álvaro Uribe “está solo y cansado” y eso lo motivó a participar nuevamente en la campaña del movimiento, sin embargo, asegura que derrotar la campaña de la “mermelada” no será tarea fácil.
En este momento ¿cuál es su rol en el Centro Democrático?
Ayudarle a las listas de Senado y Cámara a que saquen un buen resultado. Después de que aterricé donde el expresidente Uribe y lo sorprendí, le dije que iba a dedicarme a trabajar en esto porque si el Centro Democrático tiene un buen resultado en la elección parlamentaria, define la elección presidencial que este año tiene tres vueltas y la primera es el 9 de marzo. Eso cambia totalmente el panorama político, y si a eso le sumamos que el presidente Santos está pegado en el 25%, llegó a su tope.
Tomó la decisión de volver y decir “yo soy el soldado y usted el jefe”, ¿cómo fue ese proceso?
Yo no soy un político de cálculos, pero a mí se me arrugaba el corazón viendo a Uribe en esa batalla tan solitaria. Ver al Consejo Nacional Electoral tomando decisiones antijurídicas para ponerle palos en la rueda al Centro Democrático, además de lo que está haciendo el Gobierno para repartir contratos que después entran a las campañas; y ver a los empresarios atemorizados. A nosotros los empresarios no nos ayudan por temor a las retaliaciones del Gobierno. El Gobierno llama a los empresarios y les dice: “hay de que usted dé plata”. Los empresarios tienen miedo y yo no podía creer que él (Uribe) estuviera dando esta batalla solo y dije que lo iba a sorprender, le llegué a un evento y arranqué.
Es paradójico que llegue a apoyar al expresidente Uribe y lo primero que haga es decir que Marta Lucía Ramírez es la candidata más viable.
Pues el presidente Uribe mismo ha dicho que ambos tienen y representan las ideas del uribismo y yo creo que Marta Lucía derrotó toda la ‘mermelada’ del Partido Conservador y eso la convirtió en un fenómeno político. Óscar Iván está dando la batalla, pero la verdad es que hablar de elecciones presidenciales ahorita es un absurdo porque el 10 de marzo cambiará todo el escenario político, ese día arrancan las elecciones presidenciales, no hoy. Si Óscar Iván recoge el viento de cola en una gran elección a Congreso, puede pasar cualquier cosa. Entonces lo que sí está claro es que vamos a segunda vuelta y que Santos la tiene muy difícil. La reelección de Juan Manuel Santos es muy incierta y eso es una buena noticia para el país.
¿Por qué es una buena noticia para el país?
Porque tenemos un proceso de paz del que no sabemos absolutamente nada, yo hasta he escuchado que están pensado que las Farc se convierta en una guardia rural y eso me horroriza, porque todo el desarrollo minero-energético de Colombia está paralizado; porque no se ha hecho el primer kilómetro de carretera en cuatro años; porque el presupuesto se le está entregando a todos los parlamentarios para financiar las campañas electorales. Eso no es bueno para la democracia ni para el país. Y si además le sumamos el tema de inseguridad que está creciendo, la reducción de Familias en
Acción y los programas sociales. Yo si creo que es una buena noticia que ese Gobierno ineficaz, ineficiente, malo se acabe el 7 de agosto.
Pero el Gobierno ha debido hacer algo bueno que se pueda rescatar.
Tiene cosas buenas, yo no voy a decirle que no. Tiene un manejo de recaudo que ha sido bastante eficiente, es decir la situación fiscal de la Nación hoy es buena. Tiene una política internacional, con excepción de Nicaragua y Venezuela, que uno puede decir que es independiente y que muestra un peso especifico en el mundo que ha crecido. No más, te soy sincero. Existe la mermelada, esa repartija brutal, y los cupos indicativos son otra vez los auxilios parlamentarios.
Pero en la ‘mermelada’ hay muchos nombres del uribismo también. ¿No hay ninguna autocrítica?
Nosotros durante los 8 años repartimos recursos en las regiones, pero en audiencia pública y era todo abierto, no era para comprar votos ni se decidía quién era el contratista.Ahora mismo una Cámara de Representantes está costando 5 mil millones de pesos y 12 mil millones una curul en el Senado. La famosa frase de Juan Carlos Martínez, “una alcaldía es mejor que un cargamento”, ahora es “una Cámara de Representantes o un Senado es mejor que un cargamento”.
¿Y dónde se ve en esta constelación de Partido Conservador y uribismo?
Yo tengo tres objetivos inmediatos para los próximos seis meses: uno, listas de Senado y Cámara del uribismo muy exitosas; dos, revocatoria de Petro, tenemos una elección el 2 de marzo y nadie está haciendo campaña y yo quiero ayudar a montar un movimiento cívico para que la ciudadanía tome esa decisión finalmente; y tres, derrotar al presidente Santos.
¿Y ser alcalde de Bogotá?
Tratar de ser alcalde de Bogotá cuando la ciudad está en esa incertidumbre política y jurídica es una estupidez. Yo no quiero que la gente piense que me voy a meter en la revocatoria para ser alcalde. La ciudad va muy mal.
¿Entonces cuál es su aspiración política?
Ninguna distinta a ayudar al Centro Democrático. Si ayudo y va bien algo bueno saldrá. Nadie pensó que yo sería el candidato a la vicepresidencia con Uribe. Yo no hago cálculos políticos, yo soy un político de corazón y estoy actuando con generosidad y con gratitud con Álvaro Uribe, como la deben tener todos los colombianos.
Pero algún defecto tendrá Uribe
Tiene muchos defectos, como todos los seres humanos.
¿Algún ejemplo?
Al presidente Uribe a veces le hablan al oído y se convence de cosas que generalmente no son lo mejor para él, y se equivoca. Él lo dice muchas veces, uno de sus defectos es que no es humilde, pero esos defectos son naturales en los humanos.
¿Quién le habla al oído al expresidente?
Está muy solo. De las cosas que más me impresionan es la soledad en la que lo veo y el cansancio en este esfuerzo brutal que está haciendo.
¿Por qué tanta soledad después de terminar 8 años de gobierno con mucha favorabilidad?
No, eso no quiere decir que no sea popular. Él es muy popular todavía, sus números son por encima del 55%, él es el rockstar de la política, es impresionante. Desafortunadamente los medios nacionales solo muestran a unos pocos tirándole tomates cuando al lado hay 2 mil personas aplaudiéndolo.
¿Pero qué está pasando para que esté tan solo?
No lo sé. Cada lista de Senado y Cámara están haciendo su trabajo en las regiones y él los acompaña. Y lo otro es que todavía estamos creando la estructura del partido. Estamos haciendo las cosas a medida que aparecen. La creación de un partido en medio de elecciones no es fácil y menos en condiciones adversas y ese es uno de los factores por los que aquí cada uno empuja de la manera que puede.
¿Por qué Barranquilla sigue siendo la novia esquiva del expresidente?
En pocas ciudades invertimos tantos recursos como se hizo en Barranquilla durante los 8 años de Gobierno, pero es una plaza muy esquiva políticamente. Aquí la favorabilidad Uribe es alta, pero no tan alta como en otras regiones del país. Pero a veces las novias esquivas salen en el mejor momento y ese momento es el 9 de marzo. Yo siento y fervor y sé que si solucionamos dos problemitas: uno, la confusión que hay en algunos lugares de que Uribe es el partido de La U y el segundo, si logramos montar una cosa bien hecha el día de las elecciones porque nos van a querer robar los votos, de eso no me cabe la menor duda. Si hacemos las dos cosas la sorpresa va a ser dura porque Colombia nunca ha tenido un político como Álvaro Uribe.
¿Y qué hay del voto en blanco?
El voto en blanco es un inmenso riesgo que hoy refleja el descontento y la desilusión con la política. Yo no creo que sean indecisos, creo que son ciudadanos inconformes y puede generar una sorpresa en materia electoral si aparece el gallo que interprete ese sentimiento.
¿Cómo se está financiando el Centro Democrático?
Ahorita está difícil, y la verdad con créditos. Está claro que estas van a ser las elecciones más sucias de la historia de Colombia. Las elecciones donde la plata del Gobierno va a tener un impacto brutal.
“La familia no habla de política”
¿Cuál es su relación con Juan Manuel Santos?
 Ninguna.
¿Cuando fue la última vez que se vieron?
Septiembre del 2010 que fui a visitarlo al Palacio.
¿Y la familia Santos que era tan unida?
Lo primero que yo he tratado de decirle a mis hijos es que no se metan en estas peleas porque no se heredan. Y he tratado de tener a la familia un tanto lejana porque sé que esto genera una revolución adentro y el día que haya una reunión familiar y nos agarremos por política y nos demos en la jeta, ¿que puede pasar?: acaba la familia. Entonces, mientras esté yo en esto prefiero salirme un poco del entorno familiar para no generar molestias. Vamos a las reuniones familiares, pero de política no se habla.
¿Y en la familia quién tiene mayoría, Juan Manuel o Pacho?
Le soy sincero, creo que Juan Manuel (risas).
¿Qué pensaría su papá de lo que está pasando?
Mi tío Enrique, el papá de Juan Manuel, sería el más uribista, él defendía las fuerzas militares. Mi padre sería mucho más institucionalista. Pero estoy seguro que a mi padre la reelección no le habría gustado jamás, y creo que lo que está pasando ahora demuestra que hay que acabarla, aunque se tenga que ampliar el periodo presidencial.


Top Ad 728x90