Top Ad 728x90

23 de febrero de 2014

,

El caso Iván Savkic

Soy ecuatoriana y tengo 20 años. Tengo seis meses de embarazo, Danilo Iván será mi primer bebé, el gineco-obstetra dice que mi hijo está en perfecto estado, que será un niño sano y fuerte, yo creo que además será hermoso, y será orgullo de mi familia y si Dios quiere, algún día orgullo de mi país.

Soy ecuatoriana y tengo 20 años. Tengo seis meses de embarazo, Danilo Iván será mi primer bebé, el gineco-obstetra dice que mi hijo está en perfecto estado, que será un niño sano y fuerte, yo creo que además será hermoso, y será orgullo de mi familia y si Dios quiere, algún día orgullo de mi país.
Por Joselyn Victoria Castro de Savkic.

Soy ecuatoriana y tengo 20 años. Tengo seis meses de embarazo, Danilo Iván será mi primer bebé, el gineco-obstetra dice que mi hijo está en perfecto estado, que será un niño sano y fuerte, yo creo que además será hermoso, y será orgullo de mi familia y si Dios quiere, algún día orgullo de mi país. Lamentablemente su felicidad e integridad están en riesgo, mi pequeño y yo estamos a punto de quedar desamparados, mi esposo y padre de mi pequeño Danilo, podría ser extraditado a Rusia. Por ello, necesito su atención unos pocos minutos para evitar que esta injusticia se consume y salvar el futuro de mi bebé.

Iván Savkic, mi esposo, quien es ciudadano servio, y con quien comparto mi vida desde hace tres años, es un hombre ejemplar, responsable, humilde y protector de quienes somos su familia, lo puedo asegurar, así como también todas las personas que lo conocen. Mantenemos vida conyugal legalmente mediante unión de hecho y estábamos haciendo los preparativos para nuestra boda.

El 5 de Diciembre, agentes de INTERPOL detuvieron a mi esposo en el aeropuerto de Quito cuando este llegaba para una reunión de trabajo desde Guayaquil. Hasta el día de hoy INTERPOL de Ecuador no ha podido demostrar que se efectuó el debido proceso para su detención y más bien se ha descubierto la influencia de miembros de la embajada rusa que con oscuras motivaciones estuvieron detrás de esta detención. Sobre esto mi esposo ha denunciado la violación al debido proceso y a los agentes que ejecutaron la ilegal detención, como prueba de ello está esta comunicación del Juzgado Décimo Octavo de Garantías Penales en la que se entiende que advierte la falta al debido proceso en lo actuado y por reiterada ocasión solicita a la Señora Fiscal Ana María Crespo Santos FISCAL DE PICHINCHA UNIDAD DE DELITOS CONTRA LA FE PUBLICA, presentar un informe sobre la detención.

Mi esposo está acusado y requerido por el gobierno ruso por supuestamente ser el autor del envió desde Ecuador de la cantidad de cuatro kilos y cuatrocientos gramos de clorhidrato de cocaína a San Petersburgo. El informe que presentan los rusos para requerir la extradición de mi esposo es tan dudoso que un niño de cinco años lo tomaría como un chiste. Las grandes pruebas que los rusos dicen tener contra mi esposo son “los testimonios de terceros, que relatan relatos de otros terceros que dicen que personas no identificadas les informaron de los hechos” si, aunque parezca increíble y absurdo, eso es lo que mantiene a mi esposo detenido en el Ex Penal García Moreno de Quito y a punto de ser extraditado a Rusia donde podría enfrentar cadena perpetua ya que el código penal de ese país así lo establece. 

Extractos del informe ruso en el cual se basa la embajada rusa en Ecuador para solicitar en extradición a mi esposo Iván Savkic. 


No, no es una broma, es real: todo el informe se basa en una investigación rusa que dice reiteradamente que “personas no identificadas, fueron descubiertas por otras FUENTES no identificadas en el delito de tráfico de estupefacientes y que en esta organización criminal de no identificados, descubierta por FUENTES NO IDENTIFICADAS participaba mi esposo”. Estos son solo algunos extractos de las múltiples aberraciones jurídicas de las que impunemente esta plagado el supuesto informe ruso.

Bastan estas observaciones para advertir acciones oscuras e ilegales por parte del gobierno ruso, que el Estado ecuatoriano no debe pasar por alto.

Otro agravante que resulta inaudito, es que los supuestos informes rusos relatan labores de un supuesto seguimiento a varias personas en territorio ecuatoriano, y tanto el Fiscal del caso ni la Corte supieron advertir que estos supuestos seguimientos, si es que realmente existieron, fueron realizados al margen de la ley. Sin las respectivas órdenes judiciales, sino que más bien aceptaron dichos informes como válidos sin avocar conocimiento de la posible violación a la soberanía del territorio ecuatoriano por miembros de inteligencia de la embajada o gobierno ruso que realizan labores ilegales de espionaje como perro por su casa en el territorio ecuatoriano.

Como ya he demostrado, el gobierno ruso abusando de su autoridad, arbitraria e injuriosamente llama a mi esposo “líder de una organización criminal internacional”. Pero así mismo absurdamente asegura que este “gran narcotraficante” que tuvo el poder para utilizar un buque de doscientas mil toneladas, organizó una operación transnacional que atravesó los mares hasta el otro lado del mundo para apenas transportar 4 kilos y 400 gramos de cocaína !

De la manera que se describe a mi esposo en el espurio informe ruso, los grandes capos de la droga de la historia como: Pablo Escobar o los hermanos Rodríguez Orejuela, serían niños en pañales comparados con el hombre que amo. Pero ninguna autoridad ecuatoriana ha querido advertir tamañas incongruencias y aberraciones jurídicas. Pero, acaso esta es la forma de vida de un gran capo de la droga internacional?

Por encima de toda esta historia que se demuestra por si sola absurda e injusta, y sin ánimo de instar a nadie a justificar ningún delito, deseo ser categórica en mi grito desesperado, pidiéndoles que me ayuden a proteger la integridad y el futuro de mi hijo y mío, impidiendo la extradición de mi esposo, mediante la prevalencia de justicia.

He obtenido legal y constitucionalmente una orden de ARRAIGO a mi esposo, mediante una acción judicial por alimentos en la UNIDAD JUDICIAL ESPACIALIZADA TERCERA DE LA FAMILIA, MUJER, NIÑEZ Y ADOLESCENCIA DEL CANTON QUITO. Me he visto obligada a ejecutar esta medida para garantizar el sustento de mi hijo y la no desintegración de mi familia. 

Como es de esperarse, cuando los malos funcionarios de la embajada rusa conozcan de esta acción de parte mía, intentarán boicotear los derechos de mi hijo para llevarse a mi esposo a Rusia. Seguramente aducirán todo tipo de acciones conspirativas como ya lo han hecho antes. Por ello deseo que el Estado ecuatoriano y el Gobierno Nacional nos garanticen a mi hijo y a mí, nuestros derechos constitucionales y legales, por encima de las pretensiones osadas e ilegales de un gobierno extranjero, deseo que a estos malos funcionarios rusos, abusivos, violadores del suelo ecuatoriano, espías, e insignes actores de mala fe, les quede claro que mi hijo y yo somos ecuatorianos, y somos los mandantes dentro de nuestra circunscripción soberana.

CODIGO DE LA NIÑEZ Y ADOLESCENCIA, publicado por Ley No. 100. en Registro Oficial 737 de 3 de Enero del 2003. 

LIBRO PRIMERO LOS NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES COMO SUJETOS DE DERECHOS 

TITULO I DEFINICIONES

Se dará prioridad especial a la atención de niños y niñas menores de seis años. 

En caso de conflicto, los derechos de los niños, niñas y adolescentes prevalecen sobre los derechos de los demás. 



Art. 13.- Ejercicio progresivo.- El ejercicio de los derechos y garantías y el cumplimiento de los deberes y responsabilidades de niños, niñas y adolescentes se harán de manera progresiva, de acuerdo a su grado de desarrollo y madurez. Se prohíbe cualquier restricción al ejercicio de estos derechos y garantías que no esté expresamente contemplado en este Código.



Art. 14.- Aplicación e interpretación más favorable al niño, niña y adolescente.- Ninguna autoridad judicial o administrativa podrá invocar falta o insuficiencia de norma o procedimiento expreso para justificar la violación o desconocimiento de los derechos de los niños, niñas y adolescentes. 

(Amparado en esta ley debe prevalecer por encima de cualquier otra resolución judicial el derecho de mi hijo al arraigo de su padre para garantizar sus derechos de manutención, educación, etc.)

CONVENCION AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS 

(Pacto de San José)

Artículo 17. Protección a la Familia.

1. La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y debe ser protegida por la sociedad y el Estado.

2. Se reconoce el derecho del hombre y la mujer a contraer matrimonio y a fundar una familia si tienen la edad y las condiciones requeridas para ello por las leyes internas, en la medida en que éstas no afecten al principio de no discriminación establecido en esta Convención.

Artículo 19. Derechos del Niño.

Todo niño tiene derecho a las medidas de protección que su condición de menor requieren por parte de su familia, de la sociedad y del Estado.

El presidente Constitucional de la República del Ecuador Rafael Correa Delgado ha manifestado en innumerables ocasiones que el Estado ecuatoriano hará prevalecer los intereses y derechos de los ciudadanos ecuatorianos por encima de los intereses extranjeros. El Presidente también se ha referido a que protegerá la vida de cualquier persona natural o extranjera si en el país donde a este se lo requiera podría enfrentar la pena de muerte o la falta de garantías a sus Derechos Humanos. Si bien es cierto mi esposo podría enfrentar cadena perpetua, ¿no es acaso, eso igual o peor? La muerte en vida. Y peor aún, en un país que se encuentra al otro lado del planeta, que por mis escasos recursos económicos y los de mi familia jamás mi hijo y yo lo podremos volver a ver, con el temor constante de que estaría encarcelado en un país cuyos antecedentes históricos no garantizan el debido proceso ni el respeto a los Derechos Humanos.

La primera: Es que la acusación que el gobierno ruso hace a mi esposo de . haber enviado cuatro kilos de clorhidrato de cocaína a San Petersburgo . desde el Puerto Bolívar en Ecuador; si eso fuera así, entonces mi esposo habría cometido varios delitos en territorio ecuatoriano, como lo son el transporte de estupefacientes y la evasión aduanera entre otros, y por tal motivo debería ser juzgado y sentenciado en Ecuador, como lo establece la ley de extradición Art. 5. “No se concederá la extradición en los casos siguientes: 1) la de extranjeros por delitos cuyo juzgamiento corresponda conocer a los jueces y tribunales ecuatorianos, según la ley interna.” Así podría enfrentar penas de entre ocho y hasta 16 años, lo cual lo mantendría en Ecuador cerca de su familia, y mi hijo podría conocer a su padre. Aunque privado de su libertad, pero estaría en Ecuador y podríamos seguir luchando jurídicamente hasta demostrar su inocencia en otras instancias como lo es la revisión del juicio etc. Con el imperativo que la ley de extradición establece que nadie puede ser extraditado para ser juzgado por el mismo delito dos veces si cumpliese su condena en Ecuador. Sin embargo la Fiscalía y la Corte ha decidido que prima el supuesto delito cometido en un país que se encuentra al otro lado del planeta y no los supuestos delitos que se cometieron en Ecuador, y ha aprobado la extradición de mi esposo con base en supuestos e increíbles relatos.

La segunda: y más importante, es que por encima de lo anterior está la decisión soberana del Estado ecuatoriano, en el que la ley de extradición establece que la decisión de dar paso a la extradición de un ciudadano extranjero es de absoluta potestad del Presidente de la Republica y/o del Ministro del Interior. Por esta razón, tengo la esperanza de que mi hijo no nacerá sin padre, que aunque se encuentre en una cárcel de Ecuador, mi esposo podrá desde ahí, cuando lo visite, darle a mi hijo el amor y la protección que necesita, pero con la real posibilidad de que en algún momento se rencuentre en libertad con mi hijo y conmigo. 

Respetado, Señor Ministro de Gobierno José Serrano Salgado, mediante estos argumentos, apelo a Vuestros reconocidos principios humanitarios. Y por medio de su autoridad al Señor Presidente Constitucional de la Republica del Ecuador Rafael Correa Delgado. No pretendo negar que mi hijo, mi esposo y yo somos parte de una lamentable tragedia humana, ni mucho menos que se irrespete la justicia. Sino más bien que en el caso de mi hijo y mío prevalezca la justicia social como ciudadanos ecuatorianos que somos, soberanos, por encima de cualquier requerimiento extranjero, oscuro, misterioso y falto de transparencia, y se respeten nuestros Derechos Humanos y los de mi esposo evitando la desintegración de nuestra familia. Pues está en sus manos el poder para garantizar el futuro de mi hijo junto a su padre, proveedor de vida, valores y sustento.

Top Ad 728x90