Top Ad 728x90

9 de enero de 2014

Los balances

En las épocas de final de año es muy acostumbrado hacer una evaluación de lo ejecutado en el año, no solo desde el punto financiero, sino de los logros alcanzados y las metas obtenidas. Aunque es imposible efectuar un análisis del comportamiento de todo lo que rodea a la Comunidad es importante efectuar algunos análisis someros.

Santos
Por Tomás Castrillón Oberndorfer


En las épocas de final de año es muy acostumbrado hacer una evaluación de lo ejecutado en el año, no solo desde el punto financiero, sino de los logros alcanzados y las metas obtenidas. Aunque es imposible efectuar un análisis del comportamiento de todo lo que rodea a la Comunidad es importante efectuar algunos análisis someros.

Para empezar, conviene un comentario sobre el Primer Mandatario, que en forma repetida manifiesta una falta de sindéresis (sindéresis es: Entendimiento, juicio, capacidad para juzgar rectamente), como lo demostró al rebajar la majestad del Estado al equipararla con la de una organización narcoterrorista como las Farc, hecho más que comprobado con los diálogos (¿ entre sordos y mentirosos?) de La Habana y más recientemente cuando manifestó que el último reajuste del salario mínimo era “Justo, equilibrado y conveniente”. Hay que recordarle al señor Presidente que tal comentario trae a la memoria la historia de las señoritas toreras mexicanas que, “para los que llegaron tarde”, resultó que no eran mexicanas, ni toreras, ni señoritas. El reajuste del salario mínimo no es justo, ni equilibrado, ni conveniente. También es importante analizar su actuación cuando pone todos los recursos del Estado, y lidera el denunciado “carrusel” de la reelección, para mejorar unos puntos en las encuestas. Al respecto es necesario destacar el silencio (¿cómplice?) de la “gavilla mediática” sobre este último carrusel.


Para terminar con las actividades que se desarrollan en la Capital, basta decir que la calificación que le dan las encuestas a la Justicia, el Congreso, la Salud y la Educación, permiten concluir que es innegable que los responsables “perdieron el año”, y es entonces muy necesario cuestionar la calificación que hicieron 210 empresarios. Por ejemplo, son inexplicables algunas calificaciones de los que ganaron como el Ministro del Interior, el de Salud, el de Justicia y el de Trabajo. ¡Debieron reprobar!. En cuanto a los reprobados las calificaciones son muy benévolas como la de la Canciller que merece un 1 admirado. ¿Será que la mermelada les llegó también a los empresarios?


Antes de pasar al plano local, es preciso hacer el siguiente planteamiento. La globalización y los tratados TLC, han demostrado que el país no está bien preparado desde el punto de vista de la competividad, diría Marañas que “Nos cogieron con el pantalón en la mano”. Fundamentalmente se tiene una gran deficiencia en puertos marítimos. Se requieren con urgencia puertos situados más al sur en el Atlántico, y más al norte en el Pacífico, con las correspondientes vías de acceso adecuadas. En esto hay una gran equivocación desde el punto de vista de la política geoestratégica. Es entonces muy preocupante lo que está ocurriendo a nivel local con las Autopistas de la Montaña, mal llamadas de la Prosperidad. Como están manejando las concesiones se ve que buscan reforzar las rutas a los puertos existentes, y se han planeado una serie de “colchas de retazo”. El problema está, al decir de Marañas, en que el acceso a esos puertos alternos necesarios, pasaría por Antioquia, lo que no gusta en el altiplano y en el Valle. Esta situación aparentemente cohonestada por la Autoridad Departamental, la misma que paró el Túnel de Oriente ha tenido un gran rechazo en la Comunidad.


El Mundo, 08/01/2014

Top Ad 728x90