Top Ad 728x90

25 de enero de 2014

La del avestruz

Por todo lo anterior, me da la impresión que para las próximas elecciones no se tiene claridad sobre lo que está en juego.

Por Rafael Gómez Martínez

Por todo lo anterior, me da la impresión que para las próximas elecciones no se tiene claridad sobre lo que está en juego. Y, si se tiene se hace la del avestruz, que mete la cabeza en un hueco para no ver lo que sucede a su alrededor. Si los colombianos no reaccionamos a tiempo, llegaremos a Venezuela en menos de lo que canta un gallo.


Dentro de la lista de los pendientes del 2013, el ambiente de incertidumbre, tanto política como económica para el 2014 deja mucho que desear.

Como la memoria es efímera, recordemos que JMS dijo lo siguiente: “Ni Timochenko, ni ningún representante de las Farc, van a llegar a cargos a cargos de elección popular”. El último puntillazo de JMS Chamberlain Kerensky con respecto a la participación de los niños de Iván en política, con cupos directos al Congreso de la República, nos da el norte. O, el sur.

Los indicadores económicos y financieros muestran unas cifras contradictorias. El PIB, tanto de América Latina, como de Colombia, se contrajo desde el 2010. Las cifras de desempleo en Colombia, no concuerdan. No son coherentes. Mientras que la Cepal indica un 10%, el Dane nos dice que un 7%. ¿A quién le creemos? Colombia, es el país con mayor desempleo en la región.

El nivel de deuda externa se ha incrementado en los últimos dos años. Por cuenta de la revaluación del peso, el Banco de la República produjo pérdidas. La balanza de pagos se concentra en los servicios. En la balanza comercial, las importaciones muestran una tendencia más creciente que las exportaciones.

La tasa de cambio presenta una recuperación, pero no tenemos industria para exportar. Lo que exportamos es carbón y petróleo. Como se la “montaron” a la Drummond, ¿se va la Drummond?, nada de raro tendría que se presentará un déficit en la balanza comercial muy pronunciado.

Durante el 2013 se presentaron cuatro períodos con deflación. Es decir: con variación negativa en los precios junto con una contracción de la demanda.

En los indicadores financieros, el precio promedio de la acción en la BVC perdió cerca del 20% y la de Ecopetrol cerca de 40%. El tema de Interbolsa. Los fondos de pensiones con rendimientos negativos. Los portafolios de inversiones, tampoco. Los CDT´s, con unos rendimientos que dan pena ajena. Para mi generación, cercanos a los 50 años, como que el tema de la pensión no será.

El deterioro institucional. El Petro Caos. El mercantilismo judicial. El desprestigio de la rama judicial. Tremendo. El ciudadano de a pie, comienza a sentir que algo extraño está pasando.

Por todo lo anterior, me da la impresión que para las próximas elecciones no se tiene claridad sobre lo que está en juego. Y, si se tiene se hace la del avestruz, que mete la cabeza en un hueco para no ver lo que sucede a su alrededor. Si los colombianos no reaccionamos a tiempo, llegaremos a Venezuela en menos de lo que canta un gallo.

Puntilla: ¿Si será verdad que para la convención del 26 de mi PC, un grupo de conservadores con Santos ofrece pasajes y viáticos con el fin de apoyar la reelección de JMS?

*Miembro de la Corporación Pensamiento Siglo XXI

El Nuevo Siglo, Bogotá, enero 23 de 2014.

Top Ad 728x90