Top Ad 728x90

21 de enero de 2014

El alerquín anarquista

Merced a uno de esos tantos contrasentidos a los que nos hemos visto sometidos históricamente, quizá propiciados por nosotros mismos como sociedad, quizá impuestos por las volteretas de saltimbanqui, propias de nuestros tristemente celebres gobernantes

Gustavo Petro
Por Rodrigo Gallo

Merced a uno de esos tantos contrasentidos a los que nos hemos visto sometidos históricamente, quizá propiciados por nosotros mismos como sociedad, quizá impuestos por las volteretas de saltimbanqui, propias de nuestros tristemente celebres gobernantes, recaló en el segundo cargo de elección popular de nuestro país, un arlequín anarquista. Defínese el anarquista, como el cultor de una filosofía que se opone al Estado entendido como gobierno, y por extensión, de toda autoridad, jerarquía o control social que se imponga al individuo, por considerarlas indeseables, innecesarias y nocivas.


No está lejos entonces el señor Gustavo Petro, de esta definición. Su consuetudinario comportamiento lo confirma. Y digo contrasentido, porque se vale precisamente, de una condición de autoridad popular, para imponer su propia concepción, por encima incluso, del mismo bienestar social de sus gobernados, y pretendiendo estar por encima de la ley, a la que desprecia profundamente. Claro, es un anarquista acomodado, pues reconoce que es la suya propia, una autoridad irrebatible, llegando incluso a creerse la encarnación nacional de los conceptos de democracia y paz. No de otra forma se explica, el porqué es tan insistente su discurso, en el sentido de que una decisión que implica su destitución e inhabilidad, se convierte en un ataque directo a la democracia y a la paz. 


El señor Petro, además, en ejercicio de esa anarquía selectiva, se ha valido de toda clase de recursos, que si bien, pueden considerarse legales, no son más que la perversa interpretación torcida, que su mente criminal, le da al ordenamiento jurídico colombiano. Es cuando menos incoherente, que un ciudadano cambie tanto de rasero valorativo, para despreciar en unas oportunidades, y hacer uso desmedido en otras, de la institucionalidad del país. Cualquier parroquiano con las entendederas medianamente abiertas, puede concluir sin equivocarse - en mi concepto - que lo único que busca el terrorista indultado, es utilizar cínicamente nuestro estado de derecho, que él mismo desprecia, para atornillarse a ese poder político que le significa el cargo.


La mayor tragedia que le ha traído este arlequín a la ciudad de Bogotá, es que se está disputando a dentelladas su permanencia como administrador de la misma, pero no porque la ciudad le importe, ni porque lo mueva una vocación de servicio, sino por el trampolín político que le significa el título, así lo ostente malgobernando a los capitalinos. En concordancia con lo anterior, no es en definitiva la destitución lo que le preocupa a Petro. Ha demostrado que no le importa cuánto pierda la ciudad en esta tortuosa procesión, en la que él y sus áulicos, han convertido un simple, llano y justo proceso disciplinario. Lo que en realidad le preocupa al arlequín, es la imposición de una larga inhabilidad, que le llega en un momento donde aun el socialismo turbio y tramposo que pretenden imponer sus aliados no se ha consolidado – a Dios gracias – y que lo deja fuera de la carrera por obtener la posición política que obsesivamente desea, la cual no es otra que la Presidencia de la República. Y que peligro significa para la nación esta obsesión, pues lo único que puede desarrollar un anarquista al llegar a obtener el máximo poder, es un totalitarismo que destruya por completo el estado de derecho, al cual, y repito insistentemente, el terrorista indultado desprecia profundamente.


Esta tragicomedia protagonizada por el arlequín anarquista, es simplemente el guión que automáticamente escribe la impunidad en la sociedad. Es importante comprenderlo. Cuando un criminal es sujeto del obsequio del perdón, que incluso ni siquiera se ha dignado pedir, y burla olímpicamente a toda una nación, se ve investido de un halo que lo lleva a creer que la sociedad le pertenece por victoria y por derecho. Y ad portas estamos de producir otros Petros en La Habana.

Rodrigo Gallo Lemus
@AlegreBengali

Ad: Observen ciudadanos el comportamiento del Alcalde Mayor de Bogotá, y tomen nota, porque ese mismo, será el comportamiento de Timo, Márquez, y otros farianos mas, cuando siendo Senadores, continúen narcotraficando y asesinando colombianos, y la sociedad pretenda juzgarlos. 

Top Ad 728x90