Top Ad 728x90

24 de enero de 2014

CESU propone política pública en Educación Superior

Después de un año de discutir un proyecto de política pública en educación superior, con aportes de la Asociación Colombiana de Universidades, ASCUN, luego de los debates en las mesas temáticas con el Ministerio de Educación

Educación
Por Jaime Restrepo Cuartas

Después de un año de discutir un proyecto de política pública en educación superior, con aportes de la Asociación Colombiana de Universidades, ASCUN, luego de los debates en las mesas temáticas con el Ministerio de Educación y una vez se produjeran más de 450 documentos y se recorriera prácticamente todo el país, el Consejo de Educación Superior, CESU, saca para la discusión, un documento sobre el tema, que comenzará a debatirse con el objeto de buscar finalmente su aprobación.


Se hace en una época un poco difícil, porque se cruza con la campaña electoral de marzo para Senadores y Representantes a la Cámara y las de mayo para la elección del nuevo Presidente de Colombia, pero también en un momento en el que la discusión sobre estos aspectos es esencial, específicamente con los candidatos, si de veras queremos tener una política pública en educación que nos saque de la debilidad en la que estamos y nos conduzca efectivamente por caminos de democracia y prosperidad.

Lo primero es reconocer que estamos muy mal. Mal en cobertura porque apenas llegamos al 43%, o sea por debajo de la gran mayoría de países del mundo e incluso de los de América Latina. Mal en calidad porque en las pruebas internacionales como las pruebas PISA seguimos quedando en los últimos lugares en aspectos como el lenguaje y las matemáticas; mal en el aprendizaje de una segunda lengua y por tanto en los procesos de internacionalización porque la política de bilingüismo no ha penetrado las instituciones; mal en integración porque no disponemos de un modelo sistémico que nos ayude a crear redes de conocimiento y a trabajar de manera integrada; mal en ciencia, tecnología e innovación, por los recortes al presupuesto real de Colciencias y porque el sistema general de regalías y las locomotoras no arrancan y han estado penetradas de politiquería, y mal en calidad, porque para ello se requieren presupuestos adecuados, mayores estímulos y una política de aseguramiento de la calidad más ágil y contundente.

El documento en mención, busca convertir a los profesionales del futuro en motores del desarrollo económico, social, científico, político, ambiental y cultural del país, en el marco de conseguir una paz estable, el logro de la dignidad del pueblo colombiano, la educación desde la primera infancia y a lo largo de la vida, con un proceso claro de internacionalización que con políticas como la movilidad y el bilingüismo nos acerquen a una comunidad cada vez más globalizada; con una gestión eficiente, sin tanto despilfarro; con una verdadera articulación con los demás sistemas y logrando una verdadera financiación y sostenibilidad de la educación, para obtener la anhelada autonomía, la cohesión, la articulación y finalmente la calidad.

Se propone un cambio en la estructura hacia un modelo sistémico relacional, con un claro proceso de regionalización para descentralizar y dar más autonomía y tener en cuenta las particularidades y la diversidad, crear redes del conocimiento, simplificar los procesos hoy demasiado engorrosos y hacerlo a través de las universidades y los nuevos politécnicos, que especialicen las funciones y favorezcan la formación técnica y tecnológica. Se crearían dos agencias una de inspección y vigilancia y otra de calidad que garantice los registros calificados y la acreditación de los programas y las instituciones.

Se considera que el modelo financiero debe modificarse para hacerlo sostenible, con la participación de los gobiernos nacional y regional, y también de la sociedad y con la asignación de recursos según un modelo de evaluación de desempeño. Asimismo, el documento hace énfasis en la inclusión con equidad y teniendo en cuenta la diversidad y que la formación de capital humano se haga con base en los planes decenales y exista un acompañamiento claro a los estudiantes en los campos académico, económico y de bienestar, especialmente con las poblaciones vulnerables.

Finalmente, el documento propone procesos de contratación diferente para garantizar la eficiencia, teniendo en cuenta la inclusión social, la diversidad, las características regionales, los reconocimientos y un currículum integral y flexible, y haciendo uso de la educación virtual y a distancia para lograr mayores aumentos de cobertura.

Se abre el debate, así que no dejemos de participar y busquemos que los candidatos presidenciales se pronuncien al respecto.

Periodico Debate/ 24/01/2014


Top Ad 728x90