Top Ad 728x90

17 de enero de 2014

,

Campaña sucia

Hace muchos años no se veía en Colombia una campaña política tan antidemocrática, con tantas presiones, con, casi que podíamos decir, tanta compra de votos o, mejor, obras e inversiones a cambio de votos.

Uribe Vélez
Por Juan Gómez Martínez 

Hace muchos años no se veía en Colombia una campaña política tan antidemocrática, con tantas presiones, con, casi que podíamos decir, tanta compra de votos o, mejor, obras e inversiones a cambio de votos. Ya lo dije en otra oportunidad, ofrecimiento de inversiones con dineros que corresponden a las regiones y a los municipios, como son las regalías y las transferencias. Se hacen las obras si esa región o ese municipio pone tantos votos.


Recuerdo en los años setenta, llamadas telefónicas grabadas, o mejor chuzadas, también en aquella época, en las que un funcionario de la Gobernación de Antioquia felicitaba a los alcaldes por haber cumplido con los votos prometidos.


Ahora pasa eso y mucho más. El logo de la U surgió en el gobierno del presidente Uribe y ese logo quería decir uribismo, el partido de Uribe. Después de traiciones e incumplimientos, el expresidente Uribe debe escoger otro logo para el nuevo partido. Pero, ahora sí, un nuevo logo que signifique Uribe no se puede usar. Hace unos años se aprovecharon de él, del presidente y del logo. Ahora han cambiado las cosas y se prohíben logos que identifiquen a personas o apellidos. Ni el uso de la foto de Peñalosa, o los apellidos de Petro y de Mockus era malo, era violar las normas. Ahora, tratándose de Uribe, no se puede.


Es una posición perversa, que induce al error. La gente todavía entiende el Partido de la U como el partido de Uribe. Y no son solamente los campesinos, que no tienen acceso a los medios de comunicación. Son los mismos comunicadores, los más importantes y conocidos, que caen en la equivocación que el Consejo Electoral se ha inventado y que induce al error.


El lunes 13 de enero el noticiero CM& en su sección 1 – 2 – 3, presentó a los posibles candidatos para las elecciones próximas en las que se elegirá el nuevo alcalde para Bogotá. Presentó, por ejemplo, al doctor De Roux con el logotipo del Polo, después de mostrar las fotos de otros candidatos con el respectivo logotipo de su partido, mostró el rostro del doctor Francisco Santos con el logo de La U y lo presentaron como el candidato del presidente Uribe. Si los informadores más conocidos del país desinforman de esa manera, ¿qué podremos decir de los que no acceden a las noticias?


Entre otras cosas, el Consejo Electoral, según la ley, debe estar compuesto por representantes de los partidos, de todos o, por lo menos, de los más representativos por el número de votos. En ese Consejo Electoral, compuesto por nueve miembros, hay ocho que representan el partido de gobierno, uno solo que, si no estoy mal, representa otro partido y no está de acuerdo con lo fallado en contra de Uribe y del Centro Democrático. Antes había casi la paridad, pero uno de sus miembros reconoció, ante un reclamo de un dirigente político, que tuvo que cambiar su voto porque no aguantaba la presión de su partido.


Con ese Consejo Electoral y con las presiones del Ejecutivo, será muy difícil poder hablar de unas futuras elecciones democráticas y limpias.


La paz que queremos no es solo la paz que nos dará la entrega de las armas por parte de la guerrilla. Queremos también la paz de las conciencias, una paz que da el limpio ejercicio de la democracia.


El Colombiano, 16/01/2014

Top Ad 728x90