Top Ad 728x90

19 de noviembre de 2013

Humberto de la Calle cumpliendo el anhelo de ampliar los derechos de la oposición

Humberto de la Calle afirmó que las actuales negociaciones se convierten en la oportunidad para terminar el conflicto y que espera que la banda terroristas de FARC estén dispuestas a renunciar a la violencia.

De la Calle | Copolitica
Humberto de la Calle afirmó que las actuales negociaciones se convierten en la oportunidad para terminar el conflicto y que espera que la banda terroristas de FARC estén dispuestas a renunciar a la violencia.

"Creemos que la oportunidad de terminar el conflicto es aquí y ahora. Los colombianos lo entienden bien. Esperamos que las Farc compartan este anhelo, que estén dispuestos a renunciar definitivamente al uso de la violencia. No hay espacio para el magnicidio, ni para el atentado personal. Eso debe quedar claro", dijo De la Calle, pero, ¿Si hay espacio para los asesinatos y crimenes sistemáticos de los terroristas contra los colombianos?

Así mismo, dejó claro que más allá de los seis puntos de la agenda, el Gobierno es celoso y que no discutirá "los temas que no estén acordados. Ellos  lo saben bien, al igual que todos los colombianos, porque lo hemos dicho varias veces públicamente". Seis puntos que se resumen en impunidad, legitimación y afrenta para los colombianos y la democracia.

De la misma manera, el jefe del equipo negociador aclaró a los contradictores del proceso que Colombia "no se le va a entregar a los terroristas, como algunos dicen. Estamos buscando acuerdos razonables, buenos para el país, respetando nuestras tradiciones democráticas y el espíritu de la Constitución, para terminar la guerra e iniciar una fase de construcción de la paz". ¿Cuál es acaso el espiritu de la Constitución? El mismo que enmarca el articulo tercero de los convenios de Ginebra: La dignidad Humana, tan lacerada por los terroristas de las FARC.

Y agregó que durante este año los plenipotenciarios del Gobierno han trabajado con "lealtad y compromiso, poniendo cada uno lo mejor de nosotros, dejando nuestra rutina profesional y alejados de nuestras familias".Frente al segundo punto, el negociador destacó que para lograr la paz es necesario fortalecer la democracia y cumplir el anhelo de ampliar y consolidar los derechos de la oposición.

Lo último, hace parte de la agenda de este gobierno de legitimar a la banda terrorista FARC como un actor político y no como criminales sistemáticos contra los colombiano, de querer mostrar a las FARC como lideres políticos y no como cabezas en las que reposan delitos de lesa humanidad. La oposición ha tenido todas las garantías en Colombia, lo que no puede existir es garantía a la impunidad

Top Ad 728x90