Top Ad 728x90

10 de agosto de 2013

,

Sobre las listas del CD: Las listas de Uribe

El uribismo está armando sus listas a Congreso, empiezan a sonar nombres, aparecen lagartos y oportunistas

El uribismo está armando sus listas a Congreso, empiezan a sonar nombres, aparecen lagartos y oportunistas, pero el expresidente Uribe y las directivas del Centro Democrático deben tener mucho cuidado a la hora de elegir los candidatos. Tanto la reputación, como el éxito electoral de este proyecto político, dependen de sus representantes.


Todavía no es claro sí las listas serán abiertas o cerradas, ni sí el Presidente Uribe encabezará la lista al Senado, no se sabe ni siquiera sí estará. Algunos, al interior del Centro Democrático, afirman que las listas deben ser abiertas, otros consideran que deben ser cerradas, hay quienes creen que es necesario conformarlas con políticos, otros solo quieren gente nueva. Cada quien tiene argumentos a favor, pero también hay intereses. Y en esta decisión, el Uribismo no se puede equivocar.

Cada escenario tiene unas implicaciones. Una lista al Senado sin Uribe sería un fracaso, sus mejores personajes, o quieren ser presidentes o no pueden aspirar, así las cosas, la única garantía de éxito es el mismo Uribe, pero solo sí está a la cabeza. No se puede prestar para el engaño, como algunos pretenden, de ir de último en la lista para arrastrar votos pero no quedar. Muchos de sus electores estaríamos decepcionados al ser usados de esa manera. 

Sí las listas son abiertas, habrá que meterle políticos porque tienen los votos, haciendo la campaña mucho más costosa, ya que cada quién, tendrá que salir a promover su nombre para poder ganar y eso cuesta, y mucho. Adicionalmente pondría a competir, entre si, a los aspirantes del mismo grupo político, generando diferencias difíciles de reconciliar. En ese caso, ganarán los que más plata le metan y los más manzanillos.

Lo anterior implica otros riesgos. Son personas poco fiables, seguramente van a querer ganar dinero y para ello estarán dispuestos a todo, incluso a volteársele a Uribe a cambio de mermelada. De esa manera terminaría el exmandatario engordando las filas de la Unidad Nacional. Volvería a perder, habiendo ganado, y con el desprestigio de no haber logrado hacer una política diferente.

Ahora, no todos los políticos son malos y desleales, y en algunas regiones tendrá que apoyarse en ellos. Pero el expresidente Uribe necesita gente leal, personas que no estén contaminadas, ni con “rabo de paja”, necesita meter en las listas a personas que se destaquen por sus cualidades humanas y profesionales, que sepan representar y promover sus ideas, la única estrella es él, ahora necesita mas indios y menos caciques.

En los lugares donde el uribismo puede alcanzar más votos de opinión, como Bogotá y Antioquia, no debe meter políticos en las listas a Cámara, éstas deben ser encabezadas por personas honorables y representativas, seguidas por candidatos de mucha confianza. Uribe no puede correr el riesgo de volver a ser traicionado, incluso es mejor que ponga pocos pero buenos. Si el expresidente Uribe logra unas listas sanas y le demuestra al electorado que sus listas son él, será la garantía del éxito, si, por el contrario, se deja seducir por la manzanilla, su proyecto habrá fracasado.

Samuel Hoyos Mejía
El Nuevo Siglo, 03/08/2013

Top Ad 728x90