Top Ad 728x90

5 de agosto de 2013

Preadolescentes de Voluntad Firme

Mariellyn Hilgeman


Mi hija de 9 años de edad estaba convencida que ella siempre tenia la razón. Razonar con ella no tenía ningún sentido y nuestras discusiones casi siempre terminaban cuando le ordenaba que obedeciera. 

Finalmente me di cuenta que mi hija en ocasiones necesitaba un poco más de libertad para probar las cosas a su manera sin importar el resultado. Un día, mientras trabajábamos en una de sus nuevas maniobras de gimnasia, le di tiempo para que intentara la maniobra a su manera. Después de un tiempo, ella se dio cuenta que yo, como su entrenadora, podría tener un método efectivo. 


En otra ocasión, accedí a que mi hija, aquella pequeña con gran actitud, usara uno de mis vestidos para ir al colegio. De alguna manera logramos que se viera adecuado para usarlo todo el día, pero de todas formas empaqué una muda de ropa para ella, solo por si fuera necesario. Ella fue a la escuela satisfecha y sin utilizar esa extra muda de ropa. Ella nunca pidió usar el vestido nuevamente.


El reconocer la madurez en el desarrollo de mi hija se ha convertido en un logro para nosotros. A pesar de que aun tenemos nuestros desencuentros ocasionales, hemos empezado a alcanzar una relación basada en receptividad y respeto que va mucho más allá de una mera batalla de voluntades.

Top Ad 728x90