Top Ad 728x90

19 de marzo de 2013

Chávez el carismático

El carisma de Hugo Chávez es una farsa, una farsa que busca fortalecer una nueva dictadura chavista capaz de hacer mucha más maldad que la de su antecesor.


El carisma de Hugo Chávez es una farsa, una farsa que busca fortalecer una nueva dictadura chavista capaz de hacer mucha más maldad que la de su antecesor.
El tema Chávez y su legado han despertado distintas teorías. Unas nos muestran a un Chávez poderoso pero compasivo, otras como el único hombre que se le ha enfrentado al sistema y un sin fin de otras tantas faltan a la verdad y desdibujan la realidad de un Chávez que prefirió el absoluto poder antes que la absoluta democracia.
¡Cuánto daño le hizo Chávez a la democracia! Dentro del legado de Hugo Chávez se le puede añadir que suprimió cualquier pincelada de lo que fue expuesto por Montesquieu sobre la división tripartita del poder. Producto de este adefesio son las sentencias post Chávez que en contra de la Constitución permiten, avalan y dan vía libre a la posesión y a actos administrativos por parte de una persona inexistente. Pero esto sólo es una muestra.
Cabe recordar el momento en que ante delegados de países europeos, norteamericanos y suramericanos declaraban a la banda de las FARC como un grupo terrorista, y el órgano legislativo de dicho país a instancias del comandante presidente Hugo Chávez legitimaba a las FARC como un grupo beligerante.
¿Qué carisma tiene aquel que legitima el terrorismo? Durante años el país ha tenido que soportar el terrorismo, con la complacencia y complicidad por parte del régimen venezolano. Mientras en la frontera colombiana integrantes de las fuerzas armadas así como civiles eran asesinados por medio de actos terroristas, en Venezuela se les elogiaba.
¿Qué carisma tiene aquel que en lugar que cooperar con el proceso democrático en Colombia prefirió cooperar con el terrorismo internacional? La complicidad con el terrorismo no es de subjetividades, el terrorismo sólo busca el cumplimiento de sus fines criminales; no hay razón para su justificación.
El carisma de Chávez llevó a un pueblo trabajador a la miseria y dependencia de un Estado de derroche. Mientras sus ciudadanos carecían del fluido eléctrico éste prefería regalar lo dineros públicos a países aliados para el sostenimiento de un modelo fracasado. El modelo chavista no propone la eliminación de la pobreza sino una pobreza a perpetuidad. A aquellos que querían trabajar se les expropiaba sin más reparo, fueran pequeños, medianos o grandes empresarios. ¿Es esto acaso carisma?
El carisma de Hugo Chávez es una farsa, una farsa que busca fortalecer una nueva dictadura chavista capaz de hacer mucha más maldad que la de su antecesor. Ha llegado la hora de rodear a Venezuela, no para ser complacientes con la dictadura sino para extenderle la mano al venezolano que aún quiere luchar por su país y por la democracia.
@UrreaJuan

Top Ad 728x90