Top Ad 728x90

Más Historias

20 de abril de 2017

Cuando Santos afirmaba que Hugo Chávez era un factor de estabilidad en la región

No son pocas las veces en que el Presidente colombiano, Juan Manuel Santos es contradictorio frente a lo que ha dicho y/o hecho en el pasado, en vísperas de una Cumbre de las Américas en Cartagena de Indias, Santos afirmò que Chávez era un factor de estabilidad en la región. (Ver Cuando Santos afirmaba que Hugo Chávez era un factor de estabilidad en la región)

Santos, escribió, hoy en su cuenta de Twitter que: "Hace 6 años se lo advertí a Chávez: la revolución bolivariana fracasó", tratando de desenmarcarse de la dictadura de Nicolàs Maduro, cuando el chavismo ha sido el mas fuerte aliado de Santos Calderón en su gobierno y la negociación con el grupo terrorista de las FARC. (Ver Si uno sube impuestos frena la economía: Juan Manuel Santos. El problema es de credibilidad)

Pero en 2011, Juan Manuel Santos no pensaba precisamente asì; Santos aseguró que su colega venezolano, Hugo Chávez:


"Es un factor de estabilidad" en Venezuela y que su convalecencia no ha tenido hasta ahora impacto en la política de la región". El presidente Chávez es un factor de estabilidad en Venezuela y la estabilidad es siempre un elemento muy importante dentro de la política, no solamente interna sino externa", apuntó en una entrevista que publicó este viernes el diario de Buenos Aires (Argentina) La Nación. (Ver No entiendo que Maduro, el dictador que protege los crímenes del ELN, sea el promotor del diálogo: Uribe)

4 de abril de 2017

Uribismo inscribirà referendo para revocar la Justicia Especial para la Paz: María Fernanda Cabal

Luego de la marcha del 1 de abril, el Uribismo ha construido un paso a paso con el que se emprenderàn acciones claras en contra de medidas adoptadas por el presidente Santos "a la medida de las FARC". (Ver El Fast Track es un procedimiento dictatorial disimulado: Àlvaro Uribe)

La Representante a la Càmara por Bogotà, María Fernanda Cabal, en su columna semanal detallò dicho paso a paso:

1. En los próximos días inscribiremos en la Registraduría el Comité Promotor del Referendo Derogatorio, a través del cual revocaremos la Justicia Especial para la Paz, hecha a la medida de las Farc. (Ver Los días en que Jorge Enrique Robledo y el Polo Democrático apoyaban a Samuel Moreno)

2. Luego de inscrito el Comité, la Registraduría nos dará los formularios e iniciaremos la recolección de firmas para convocar el Referendo. Se necesitan 1.8 millones de firmas, equivalentes al 5% del Censo Electoral; que debemos recoger en un plazo máximo de seis (6) meses.

3. Después de validadas las firmas por la Registraduría, se convocará al Referendo Derogatorio.

4. El día del Referendo votaremos para revocar los Actos Legislativos que se aprobaron usando el “Fast Track”, desconociendo la voluntad popular, que el 2 de octubre dijo ¡NO! A los Acuerdos Santos – Farc.

Cabal añadió que: "Como ninguno en nuestra historia, Santos se arrogó el derecho de modificar la Constitución en favor de unos terroristas. Como ningún otro, se eligió a la sombra de quien posteriormente fue blanco de su traición. Como ninguno, triplicó los cultivos de coca y duplicó la deuda externa. (Ver Si uno sube impuestos frena la economía: Juan Manuel Santos. El problema es de credibilidad)


Juan Manuel Santos representa, hoy por hoy, el peligro más grande para esta nación, a la que prometemos seguir defendiendo sin tregua, antes que la convierta irremediablemente en un anárquico narcoestado,"

27 de marzo de 2017

Guillermo Alfonso Jaramillo repite la estrategia Petrista de desconocer la Inseguridad

Guillermo Alfonso Jaramillo no ha sido la persona màs popular asumiendo temas de seguridad en las ciudades, como secretario de gobierno de Gustavo Petro las cifras de inseguridad crecieron pero tal y como se repite, esta vez en Ibaguè, Jaramillo niega la inseguridad. (Ver Conflictos con los Sindicatos, un patrón de los gobiernos de Guillermo Alfonso Jaramillo)


Cuando las encuestas revelaban que sólo 21% de los encuestados decìa sentirse seguro en la capital colombiana, mientras 51 % de bogotanos decìan que el problema más grave de la ciudad eran los atracos callejeros, la Alcaldìa de Bogotà afirmò que la inseguridad era cuestiòn de percepciòn.


El 2014, año en que Jaramillo Martìnez era secretario de gobierno se tuvo un  aumento de los asesinatos en 6%, la mayoría de los delitos de alto impacto tuvo un incremento en comparación con el 2013. La tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes, que es un referente para el análisis de violencia en cualquier país o ciudad del mundo, también aumentó en Bogotá. Pasó de 16,7 a 17,4, según las estadísticas del Distrito. A pesar de las cifras respaldadas por entidades estatales, el secretario distrital de Gobierno, Guillermo Alfonso Jaramillo, dijo en ese entonces que: 
"En Latinoamérica nos superan por número de homicidios ciudades como Buenos Aires, Santiago de Chile y La Paz; creemos que se ha trabajado muy bien". 

Ahora el alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo ha dicho que la inseguridad es solo un asunto de percepción y que las estadísticas muestran una discusión sustancial de los delitos de mayor impacto en la ciudadanía. Cosa que Guillermo Jaramillo no decìa cuando estaba en campaña, ya que una de sus reiteradas crìticas eran las de seguridad:



Fuimos felicitados por el presidente Juan Manuel Santos y por el Fiscal General. Aquí hay unas cifras contundentes que no se pueden ocultar, aquí hay disminución sustancial del homicidio, de las riñas, del hurto. La percepción negativa y los atracos se siguen presentando, pero estamos trabajando de forma mancomunada”, expresó Jaramillo. (Ver Los niños salieron a recibir la caravana de las farc libre y voluntariamente: Alcaldía de Ibaguè)

Luego de asegurar que los hurtos han disminuido en la ciudad, el mandatario anunció que prepara un nuevo decreto para restringir la circulación de motocicletas con parrillero hombre, para evitar los atracos en Ibagué, lo que es una contradicciòn del mandatario ya que si la seguridad fuera una fortaleza de su gobierno las restricciones a la propiedad y movilidad no debieran imponerse.

26 de marzo de 2017

El Fast Track es un procedimiento dictatorial disimulado: Àlvaro Uribe

Àlvaro Uribe Vèlez por medio de un video en su cuenta de twitter volviò a expresar su inconformismo con el llamado Fast track, Uribe afirmò sobre el Fast track:

"El Fast Track, peor que el viejo Estado de Sitio. La careta democratera y de Derechos Humanos del terrorismo, el gobierno ilegítimo de Santos, la reforma electoral y el aumento del número de congresistas." (Ver Desde un punto de vista puramente económico, el papel del gobierno es proteger al cártel de drogas: Milton Friedman)

Asì mismo dijo que: "Muchas voces democráticas en el pasado se opusieron al Estado de Sitio. El terrorismo se manifestaba en contra del Estado de Sitio. Justificaba en el Estado de Sitio muchas de sus atrocidades, sus aliados fustigaron el Estado de Sitio.

El Fast Track es peor que el viejo Estado de Sitio. Es un procedimiento dictatorial disimulado que con la aceptación triste de la Corte Constitucional ha permitido que el Gobierno y sus aliados impongan todos los acuerdos suscritos con el terrorismo.

No extraña, el terrorismo ha tenido una careta democratera. En el pasado anunciaba que si se aprobaba la elección de alcaldes y gobernadores suspendería su acción armada, el país dio los pasos y la respuesta fue la extorsión, la intimidación, el asesinato de alcaldes y gobernadores. Algo parecido han hecho con los Derechos Humanos, se arropan en su bandera y han sido los principales violadores.

Ahora el gobierno Santos, ilegítimo en sus orígenes e ilegítimo en sus procedimientos y actuaciones, con el terrorismo y con sus aliados, a través de la dictadura del Fast Track quiere aumentar el número de congresistas.

Este Gobierno con la mermelada, ha aumentado la corrupción nacional. Nosotros necesitamos un Congreso reducido, un Congreso austero, un Congreso transparente, hay que reducirlo en lugar ampliarlo.

Tiene que ser austero, tiene que dar ejemplo, que se congelen los salarios de los congresistas mínimo durante cuatro años, y tiene que ser transparente. Este Gobierno, a través de partidas presupuestales discrecionales, asigna a los congresistas amigos recursos para que ellos gasten. No se sabe el nombre de esos congresistas, eso no lo publican, y muchos de esos contratos han sido corruptos. (Ver Impunidad al terrorismo niega credibilidad a cualquier expresión de luchar contra la corrupción: Álvaro Uribe)

Dineros llevados para financiar las campañas de Santos y otros dineros embolsillados. Ese no es el camino, cambiemos el rumbo, marchemos el 1º de abril como uno de los eslabones para que Colombia cambie en el 2018”.

25 de febrero de 2017

Desde un punto de vista puramente económico, el papel del gobierno es proteger al cártel de drogas: Milton Friedman

Milton Friedman, en 1976 fue galardonado con el Premio Nobel de Economía, la Medalla Nacional de la Ciencia y la Medalla Presidencial de la Libertad del Gobierno de EE.UU. en 1988. Su defensa del Libre Mercado le hizo merecedor de aplausos como de odios por parte de los comunistas. Friedman no fue un defensor del Prohibicionismo de las drogas, frecuentemente se refiriò a la necesidad de legalizarlas:

Copolitica publica un extracto de “Friedman y Szaz sobre la Libertad y las Drogas”. Pertenece a una entrevista de 1991 en el “Foro Americano sobre Drogas”, un programa de debate nacional sobre asuntos públicos que se emite en los canales públicos de televisión.


Paige: Ocupémonos en primer lugar del asunto de la legalización de las drogas. ¿En qué piensa que mejoraría América bajo ese sistema?


Friedman: Pienso que América tendría la mitad de prisiones, la mitad de reclusos, diez mil homicidios menos al año, barrios urbanos en los que habría una oportunidad para gente pobre que viviría sin temer por sus vidas, ciudadanos que podrían ser respetables que son ahora adictos no convirtiéndose en criminales para obtener su droga, pudiendo obtenerlas con garantías de calidad. Ya sabe, ahora ocurre lo mismo que bajo la prohibición del alcohol.


Bajo la prohibición del alcohol, las muertes por envenenamiento alcohólico, por cosas que se mezclaban con el alcohol de contrabando, aumentaron bruscamente. Igualmente, bajo la prohibición de las drogas han aumentado las muertes por sobredosis, por adulteración o por sustancias adulteradas.
 

Paige: ¿En su opinión, en qué afectaría negativamente la legalización a América?


Friedman: El principal efecto adverso que podría tener la legalización sería que muy posiblemente habría más gente tomando drogas. Aunque esto no está claro en modo alguno. Pues, si se legalizan, se destruiría el mercado negro y el precio bajaría drásticamente. Y, como economista, sé que precios más bajos tienden a generar mayor demanda. Sin embargo esto hay que tomarlo con grandes reservas.

El efecto de la criminalización, de hacer  ilegales las drogas, es conducir a la gente de las drogas blandas a las duras.


Paige: ¿En qué sentido?

Friedman: La marihuana es una sustancia pesada y voluminosa y, por tanto, relativamente fácil de interceptar. Los agentes antidroga han tenido más éxito apresando marihuana que, por ejemplo, cocaína. Así, los precios de la marihuana han subido, es más difícil obtenerla. Ha habido un incentivo para cultivar marihuana más potente y la gente se ha dirigido de la marihuana a la heroína, la cocaína o el crack.


Paige: Entonces, hablemos acerca de otra droga: el crack.


Friedman: En mi opinión el crack jamás hubiera existido sin la prohibición de las drogas. ¿Por qué se creó el crack? La manera más normal de tomar cocaína, que entiendo que era esnifarla, aspirarla, se hizo muy caro y los empresarios intentaron desesperadamente encontrar una forma de envasarla…


Paige: ¿Empresarios?


Friedman: Por supuesto, son empresarios, emprendedores. La gente que lleva el tráfico de drogas no son distintos del resto, excepto en que tienen más iniciativa empresarial y menos preocupación por dañar a otros. En ese sentido, son más irresponsables. Pero tienen un negocio y tratan de obtener tanto como pueden. Y así descubrieron que una buena forma de hacer más dinero era diluir el crack en bicarbonato u otra cosa (quiero decir, cocaína y lo que hagan, no conozco el procedimiento), para poder obtener dosis de cinco y diez dólares.


Paige: Seguiremos hablando de eso en un momento. Pero, en relación con el crack, considerando que es muy adictivo y que…


Friedman: Eso es muy dudoso. Es adictivo, pero entiendo, a partir de la evidencia médica, que no lo es más que otras drogas. De hecho todo el mundo está de acuerdo en que la droga más adictiva es el tabaco.


Paige: Bien, entonces déjeme plantearlo de otra forma. Toda la información que he recibido sugiere que es una droga muy placentera.


Friedman: Desde luego. Sin duda.


Paige: Y también que sus efectos duran muy poco.


Friedman: Sí.

Paige: Y es muy cara porque múltiples dosis cuestan un montón de dinero. Mi pregunta es: ¿Si las drogas se legalizaran y el crack estuviera disponible a bajo precio, no podría ser devastador que fuera más sencillo de obtener y así mantenerse largos periodos de tiempo tomando algo que, según dicen, es tan placentero?


Friedman: Bueno, puede ser. Nadie puede decir con seguridad qué ocurriría en ese caso. Pero pienso que es muy dudoso, porque toda nuestra experiencia con drogas legales indica que hay una tendencia en la gente de ir de las más fuertes a las más flojas y no al contrario, igual que se pasa de la cerveza normal a la “light”. Esa es la tendencia que se aprecia: de cigarrillos sin filtro a cigarrillos bajos en alquitrán y con filtro y cosas así. Pero no puedo descartar que eso que usted dice pueda ocurrir, aunque, y esto es muy importante, aunque el daño que pueda producir sería mucho menor que el actual, por muchas razones. Lo que realmente más me preocupa acerca del crack no es lo que estamos hablando: son los “bebés del crack”, porque esa es una tragedia real. Son víctimas inocentes. No eligieron ser bebés del crack, igual que quienes nacieron con el síndrome alcohólico fetal.


Paige: Como usted sabe, ya estamos experimentando esa situación en proporciones propias de una epidemia. Uno de cada cuatro bebés ingresados en un hospital en Maryland, se lo aseguro, es adicto.


Presidente Ronald Reagan junto a Milton Friedman
Friedman: Pero, le diré; no es que los bebés del crack sean necesariamente adictos, sino que tienden a nacer bajos de peso, tienen a tener problemas mentales y cosas así. Pero usted sabe que el número de afectados por el alcohol es mucho mayor. Aquí surge el problema. Eso es lo que me preocupa.

Ahora, supongamos que lo legalizamos. Bajo las circunstancias actuales, una madre adicta al crack tendría miedo de someterse a un tratamiento prenatal, porque se ha convertido en una delincuente, está amenazada con ir a la cárcel. Con las drogas legalizadas, ese temor desaparecería. Y, sabe usted, incluso las madres adictas al crack tienen un sentimiento de responsabilidad para con sus hijos.

No tengo ninguna duda de que bajo esas circunstancias, sería posible tener un sistema de protección prenatal mucho más efectivo, un sistema mucho más efectivo de intentar persuadir a la gente que consume drogas a no tener hijos o dejarlas si los tienen.


Paige: Ocupémonos ahora sobre cómo llegó al convencimiento de que las leyes sobre drogas podían no estar actuando tal y como esperaba la nación. Dígame qué es lo que le hizo cambiar de ideas o de forma de pensar.


Friedman: Bueno, yo no diría “cambiar”. Más bien diría “formar” mi pensamiento, porque no recuerdo que nunca estuviera a favor de la prohibición del alcohol o las drogas. Yo crecí… Soy suficientemente viejo para haber vivido parte de la era de la prohibición.


Paige: ¿Y la recuerda?

Friedman: Recuerdo una ocasión en que un compañero de graduación sueco en Columbia quiso llevarme al centro a un restaurante para tomar una comida sueca y me enseñó lo que era el licor aquavit. Era un restaurante en el que este compañero sueco había estado consiguiendo aquavit en plena prohibición, se lo estaban vendiendo. Y esto ocurría justo después de desaparecer la prohibición. Fuimos allí y les pidió aquavit. “¡Oh, no! Aún no tenemos nuestra licencia”. Al final, habló con ellos en sueco y les convenció de llevarnos a la trastienda donde nos dieron un vaso a cada uno. Eso demuestra lo absurdo que era.

La prohibición se suprimió en 1933, cuando yo tenía 21 años, así que yo era un adolescente durante la mayor parte de ella. El alcohol estaba fácilmente disponible. El contrabando era común. La idea de que la prohibición del alcohol impedía a la gente beber era absurda. Había tabernas clandestinas por todas partes. Aún más. Teníamos el espectáculo de Al Capone, los secuestros, las guerras de gángsteres…

Cualquiera con dos ojos podría ver que fue un mal negocio, que estaban haciendo más mal que bien. Además, me convertí en economista. Y como economista tenía que reconocer la importancia de los mercados y de la libre elección y la soberanía del consumidor y llegar a descubrir el mal que se produce cuando se interfiere en ellos. Las leyes contra las drogas se aprobaron en 1914, pero no se aplicaron muy estrictamente.


Paige: ¿Se refiere a la Harrison Act?


Friedman: La Harrison Act. No se aplicó muy estrictamente hasta después de la Segunda Guerra Mundial, para entonces yo ya había sido capaz de ver los efectos negativos de los controles de precios y de rentas y de otros intentos gubernamentales de interferir en cosas del mercado. Así que nunca llegué a estar a favor.


Paige: ¿Hubo algún acontecimiento concreto, algo de lo que usted fuera testigo que le impresionara o fue…?


Friedman: No, no hubo ningún acontecimiento. Fue un efecto acumulativo.


Paige: Por supuesto, usted sabe que hay quienes dicen que cuando desapareció la prohibición, el consumo se incrementó enormemente y que eso sería…


Friedman: Perdone, pero eso sencillamente no es verdad. Las cosas no fueron así. La verdad…


Paige: Se ha argumentado. Se ha argumentado eso.


Friedman: Existen cifras estadísticas incluidas en publicaciones acerca de la cantidad de alcohol consumida. Esas cifras suben abruptamente inmediatamente después la época de la prohibición, pero se refieren al consumo “ilegal” de alcohol. Si tomamos, como he hecho, las tablas de consumo de alcohol antes y después de la época de la prohibición, dicho consumo vuelve más o menos a donde estaba y durante el periodo posterior, si se ha movido ha sido disminuyendo, no en términos absolutos, sino en relación con la población y el crecimiento relativo de los ingresos.


Durante un tiempo, subió bastante lentamente, a la vez que los ingresos, con una excepción. Durante la Segunda Guerra Mundial, se disparó hacia arriba. Pero eso también ocurrió durante la Primera Guerra Mundial. Por supuesto, nunca hubiera prosperado la prohibición si no hubieran estado todos los hombres jóvenes en Francia cuando se votó, así que las mujeres tuvieron una influencia extraordinaria en la misma. Pero lo mismo ocurrió durante la Segunda Guerra Mundial. Y después de la Segunda Guerra Mundial, volvió a bajar. Y más recientemente, el consumo de alcohol ha ido bajando desde una base per capita. Así que, sencillamente no es verdad que hubiera un tremendo incremento.


En lo que se refiere a las drogas, hace algunos años, Alaska legalizó la marihuana. El consumo de marihuana entre los estudiantes de bachillerato de Alaska bajó. Los holandeses, en Holanda, no penalizan las drogas blandas, como la marihuana y preferirían no proscribir las drogas duras, aunque se ven obligados por los compromisos internacionales que han contraído, y el consumo de marihuana entre los jóvenes ha bajado. Y también es interesante que la edad media de consumidores de drogas duras haya subido, lo que significa que no hay nuevos consumidores.


Así que la evidencia es muy variada. Pero tengo que admitir que una consecuencia negativa de la legalización de las drogas es que podría haber más adictos. Sin embargo, me gustaría ver esto desde otra perspectiva.

Un niño que recibe un disparo en un barrio por un tiroteo por una bala perdida es una víctima inocente, en todos los sentidos del término. La persona que decide por sí mismo tomar drogas no es una víctima inocente. Ha elegido ser una víctima. Y tengo que decir que me inspira muchísima menos simpatía. No creo que sea moral imponer esos enormes costes a otra gente para protegerla de sus propias decisiones.


Paige: Para que podamos entender el origen real de esas convicciones, qué le parece si hablamos un momento desde la perspectiva económica del libre mercado y cuál cree que sería el papel apropiado del gobierno en relación con los individuos.


Friedman: El papel apropiado del gobierno sería exactamente el que dijo John Stuart Mill en el siglo XIX en “Sobre la libertad”. El papel adecuado del gobierno sería evitar que otra gente dañe a una persona. El gobierno, dijo, no tiene nunca derecho a inmiscuirse en la vida de una persona por el propio bien de esa persona.


El caso de la prohibición de las drogas es exactamente el mismo que prohibir a la gente comer más de lo debido. Sabemos que el sobrepeso causa más muertes que las drogas. Si en principio está bien que el gobierno diga que no debemos consumir drogas porque nos pueden dañar, ¿por qué no sería correcto que nos diga que no debemos comer demasiado porque nos puede dañar? ¿Por qué no sería correcto que nos diga que no hagamos paracaidismo porque nos podemos matar? ¿Por qué no estaría bien decir “Oh, esquiar no está bien, es un deporte muy peligroso, te harás daño”? ¿Dónde ponemos el límite?


Paige: Bien, apostaría que el anterior responsable antidroga William Bennett y otros tipos en esa línea, probablemente sugerirían que la venta y distribución actual de drogas ilegales es, de hecho, una empresa que daña a otras personas y que el gobierno debe intervenir…


Friedman: [Simultáneamente] Daña a mucha más…


Paige: …para proteger a los más vulnerables.


Friedman: Daña a mucha más gente, pero principalmente por estar prohibida. Actualmente hay un número enorme de víctimas inocentes. Tenemos a la gente a la que le roban sus bolsos, a las que les golpea en la cabeza, gente que trata de conseguir suficiente dinero para su próxima dosis. Tenemos a la gente muerta en las diversas guerras de la droga. Tenemos la corrupción del entorno legal. Tenemos a las víctimas inocentes que son los contribuyentes que tienen que pagar por más y más prisiones y más y más reclusos, y más y más policía. Tenemos al resto de nosotros que no tenemos una aplicación decente de la ley porque todos sus agentes están ocupados tratando de hacer lo imposible.


Y, por fin, tenemos a la gente de Colombia, Perú y otros países. ¿Qué conseguimos destruyendo y enviando a la muerte a miles de personas en Colombia porque no podemos aplicar nuestras propias leyes? Si pudiéramos aplicar nuestras leyes contra la droga, no habría mercado para esas sustancias. Colombia no estaría como está.


Paige: ¿No es cierto que aquí toda la discusión, todo el problema de la droga es un problema económico para…?


Friedman: No, no es un problema económico en absoluto. Es un problema moral.


Paige: ¿En qué sentido?


Friedman: Soy economista, pero el problema económico es estrictamente secundario. Es un problema moral. Es un problema del daño que está infligiendo el gobierno.


He estimado estadísticamente que la prohibición de las drogas produce, de media, diez mil homicidios al año. Es un problema moral que el gobierno ocasione la muerte de diez mil personas. Es un problema moral que el gobierno criminalice a gente, que puede que esté haciendo cosas que usted y yo no aprobaríamos, pero que no hacen nada que dañe e otros. La mayor parte de los arrestos por droga son por posesión de consumidores esporádicos.


Aquí tenemos a alguien que quiere fumar un cigarrillo de marihuana. Si le pillan, va a la cárcel. ¿Es eso moral? ¿Es adecuado? Creo que es una auténtica desgracia que nuestro gobierno, que se supone que es nuestro, pueda estar en situación de convertir en criminales a gente que no daña a otros, de destruir sus vidas mandándolos a la cárcel. Para mí, se trata de eso. La parte económica sólo se necesita para explicar por qué tiene esos efectos. Pero las razones económicas no son las razones básicas.


Por supuesto, estamos despilfarrando dinero en ello. Diez, veinte, treinta mil millones de dólares al año, pero eso es lo de menos. Despilfarramos esas cantidades de muchas otras formas, como pagando cosechas que no se van a producir.


Paige: Hay muchos a los que les gustaría ver la economía… cómo la economía del negocio de las drogas a afecta a la principales ciudades del interior de América, por ejemplo.


Friedman: Por supuesto, lo hace, y porque está prohibida. Mire, si observa la guerra contra las drogas desde un punto de vista puramente económico, el papel del gobierno es proteger al cártel de las drogas. Esta es la realidad, literalmente.


Paige: ¿Lo hace bien?


Milton Friedman junto a su fan y amigo A. Schwarzenegger
Friedman: Excelentemente. ¿Qué quiero decir con esto? En un libre mercado normal (digamos, de patatas, carne o lo que quiera), hay miles de importadores y exportadores. Cualquiera pueda entrar en el negocio. Pero es muy difícil que un pequeño empresario pueda dedicarse al negocio de importación de drogas, porque nuestros esfuerzos por impedirlo esencialmente lo hacen enormemente costoso. Así que la única gente que puede sobrevivir en ese negocio son ese tipo de gente como el cártel de Medellín, que tienen suficiente dinero como para tener flotas de aviones, métodos sofisticados y cosas así.


Además de eso, al no permitir esos productos y arrestar, por ejemplo, a los cultivadores locales de marihuana, el gobierno mantiene alto el precio de esos productos. ¿Qué más querría un monopolista? Tiene un gobierno que se lo pone muy difícil a todos sus competidores y mantiene alto el precio de sus productos. Es como estar en el cielo.


Paige: Por supuesto, usted sabe que hay teóricos de conspiraciones que sugieren que eso ocurre por una razón, que es porque los gobiernos están de acuerdo con los traficantes de droga: usted no diría eso.

Friedman: No, no. En absoluto digo eso. Ya sabe usted, una y otra vez en política las buenas intenciones se tuercen. Y las buenas intenciones se tuercen porque se gasta dinero de otros.


Paige: Muchos dirían que muchas de sus teorías se basan en la idea del propio interés: si interesa a un individuo hacer algo, lo hará.


Friedman: No es una teoría y nadie lo negará. ¿Hay alguien que pueda negar que lo que cabe esperar es que cada persona persiga sus propios intereses? Otra cosa es que esos intereses personales no tienen por qué ser limitados. La Madre Teresa persigue su propio interés personal igual que Donald Trump persigue el suyo. Pero ambos persiguen un interés personal.


Paige: Algunos dirían que esa idea (que los intereses personales son los que impulsan a las sociedades y a las personas) es una filosofía despiadada y que los más pobres no saldrían bien parados con esas ideas. Ya ha oído eso antes.


Friedman: Sí, por supuesto. Pero la evidencia es abrumadora. Los únicos países del mundo en los cuales las gentes de bajos ingresos han llegado a conseguir un nivel de vida medianamente decente son aquéllos que confían en mercados capitalistas. Sólo compare la calidad de vida, el nivel de vida de la gente común en Rusia y en, no quiero decir EE.UU., pero en Francia, en Italia, en Alemania, en Inglaterra o en Hong Kong. Compare Hong Kong con la China continental.


Cada sociedad se guía por su interés personal. China continental se guía por su propio interés. La pregunta es ¿Cómo se disciplina el propio interés? La única forma de satisfacer tu propio interés es consiguiendo algo por lo que otra gente está dispuesta a pagar. Tenemos que…


Paige: O haciendo renunciar a otra gente a punta de pistola, supongo.


Friedman: Si puede.


Paige: En último caso.

Friedman: En último caso. Pero así no conseguiremos su cooperación. Podemos ser capaces de matarles. Podemos ser capaces de tomar su riqueza. Pero eso no creará más riqueza. Así, las únicas sociedades que han sido capaces de crear una prosperidad relativa ampliamente extendida han sido aquéllas que han confiado principalmente en los mercados capitalistas. Eso es cierto si vemos Hong Kong frente a China continental, Alemania Oriental frente a Alemania Occidental, Checoslovaquia antes de la Segunda Guerra Mundial y hoy día. No hay ninguna excepción a esta afirmación.


Adam Smith lo expresó de la mejor manera posible hace doscientos años, cuando dijo que la gente que sólo busca perseguir su propio interés se ve guiada por una mano invisible que promueve el interés público, aunque este no forme parte de su intención. El Señor Ford no desarrolló el automóvil Ford por el interés público. Lo hizo por su interés privado.


Paige: Pero Adam Smith también vio un papel para el gobierno, por ejemplo, en la administración de justicia, ¿no?


Friedman: Yo también. No soy partidario de que no haya gobierno. Creo que hay una función real para el gobierno. Y una de las razones por las que me opongo a muchas de las cosas de las que se ha ocupado el gobierno es porque eso hace que no realice sus auténticas funciones. Una función básica es evitar que nos roben en la casa, que nos golpeen en la cabeza. Y puesto que la mayor parte de muestra maquinaria de cumplimiento de la ley se dedica a la guerra contra las drogas, no tenemos ese tipo de seguridad.


Paige: Pero, sin duda, ahí aparece el argumento de que si la policía acude y se lleva a una persona adicta a una droga que no tiene dinero para comprarla, también está sacando de la calle a un potencial ladrón que podría entrar a robar en mi casa, ¿no?


Friedman: Lo está, pero habría más en camino, como sabemos, y además ¿qué van a hacer con él? ¿Lo van a encarcelar? La mayoría de esta gente arrestada lo es simplemente por posesión, son consumidores esporádicos.


Paige: Sin embargo, la anciana de sesenta y cinco o setenta y cinco años que mira por la ventana y ve a traficantes de droga en la calle portando armas y vendiendo a la puerta de su casa tiene derecho a llamar a la policía y decir “quiero que esa gente no esté en mi calle”.


Friedman: Sin duda.

Paige: Y la policía debería quitarles de la calle. ¿Correcto?


Friedman: Sin duda. Pero es un error tener una ley que convierte en eso la principal función de la policía. No culpo a la policía. No culpo a esa mujer. No culpo a los traficantes de drogas.


Paige: ¿En qué sentido?


Friedman: Les ponemos en una situación en la que eso es lo que hay que hacer. Cuando decimos a un joven de los suburbios, “Mira, tienes un trabajo razonable de MacDonalds o en cualquier otro lugar, ganarás cinco, seis, siete dólares a la hora. Pero por otro lado, está la posibilidad de trapichear con drogas en la calle”. ¿Por qué tienen esa posibilidad los jóvenes? Porque la ley es menos severa con los jóvenes que con los adultos.


Paige: ¿Pero cómo cree que afectaría la legalización a los pobres de este país?


Friedman: ¿Los pobres? Depende de qué pobres. Pero en general, la legalización por sí misma no tendría ningún efecto significativo para los pobres. Podría ofrecer mejores oportunidades para los pobres haciendo a las ciudades más seguras y un lugar donde podrían tener un negocio decente y adecuado. Podría ofrecer una oportunidad para mejorar la escolaridad. El deterioro de la escolarización, que es otro caso de socialismo ineficaz, tiene tanto que ver con los problemas de los suburbios como las drogas. Las drogas no son lo único sobre lo que hay que trabajar.


Pero no creo que la legalización deba contemplarse principalmente como una manera de ayudar a los pobres. La legalización es una manera de evitar (como ciudadanos en nuestro forum) que el gobierno utilice nuestro poder para dedicarse a una conducta inmoral que mata gente, quitando la vida sin necesidad a personas en EE.UU., en Colombia y en todas partes.


Paige: Así que usted ve la actividad actual del gobierno como si el Tío Sam fuera a apuntar con un arma a la cabeza de alguien.
 

Friedman: Eso es lo que está haciendo, por supuesto. Ahora mismo, el Tío Sam no sólo está apuntando a la cabeza de alguien, está apuntando a su propiedad sin un proceso legal adecuado. Los antidroga están expropiando propiedades, en muchos casos de gente inocente sin tener cargos reales contra ellos. Están convirtiendo a ciudadanos en espías e informadores. Decimos a la gente que llame, no hace falta dar el nombre, sólo para compartir sospechas. Esa en una forma terrible de gobernar lo que se supone es un país libre.


Paige: Ocupémonos entonces en los últimos minutos de cuál es su visión concreta. Bajo su sistema, si pudiera pedir un deseo y que se hiciera realidad, ¿qué sistema sería? ¿Cómo legalizaría las drogas? ¿Cómo se ocuparía de ello?


Friedman: Legalizaría las drogas sometiéndolas exactamente a las mismas normas que existen hoy día para el alcohol y el tabaco. El consumo de alcohol y tabaco causa más muertes que el de las drogas, con mucho, pero muchas menos víctimas inocentes. Y las principales víctimas inocentes, en esos casos, son los muertos por conductores borrachos. Y tenemos que  hacer cumplir la ley contra conducir bebidos, igual que tenemos que hacer cumplir la ley contra las conducción bajo la influencia de la marihuana, lo cocaína o cualquier otra droga.


Pero trataría, al menos como primera medida, de tratar a las drogas exactamente de la misma forma que ahora tratamos al alcohol y al tabaco, nada más.


Paige: Usted sabe lo que diría el Representante Charles Rangel (Demócrata – Nueva York).


Friedman: He escuchado a Charles Rangel. Es un demagogo, que no ha relacionado lo que dice con los intereses de sus electores. Sus propios electores, la gente a la que sirve, están entre las personas que más se beneficiarían con la legalización de las drogas. Charles Rangel persigue su propio interés.


Paige: Perdóneme por haber citado a alguien, pero sólo quería mencionar una respuesta típica parecida a que si se tratan como el alcohol, hablaríamos de anuncios de cocaína a toda página en revistas. Hablaríamos de anuncios en televisión. Hablaríamos de comprar cocaína…


Friedman: Perdóneme. Anunciar alcohol en televisión está prohibido hoy en día.


Paige: Sólo para licores de alta gradación


Friedman: Para licores de alta gradación. Y digo tratarlas igual que tratemos al alcohol. Así que supuestamente esos anuncios estarían prohibidos.


Pero, por supuesto, en todo caso yo no prohibiría a nadie leer a Mr. Rangel y eso que sus ideas son al menos tan peligrosas como esos anuncios a toda página de los que usted habla.


Paige: ¿Qué es lo que más teme ante la idea de que las drogas sean legales?


Friedman: No temo nada ante la idea de que las drogas sean legales.


Paige: Nada.


Friedman: Lo que me da miedo es la idea de continuar por el camino actual, que destruiría nuestra sociedad libre, convirtiéndola en un lugar no civilizado. Actualmente sólo hay una manera real de hacer cumplir las leyes contra las drogas. La única forma de conseguirlo es adoptar las políticas de Arabia Saudita o Singapur, que aplican otros países, en los cuales un adicto a la drogas está sujeto a la pena capital o, como mínimo, a que le corten las manos. Si queremos tener penas como ésas… ¿pero sería una sociedad en la querríamos vivir?


Paige: ¿Le parecen evidentes esas ideas?


Friedman: Sí. He pensado en ellas durante mucho tiempo. He observado su funcionamiento en este país y en otros durante mucho tiempo. Y encuentro prácticamente increíble cómo la gente puede apoyar el sistema actual de prohibición de las drogas. Hace mucho más mal que bien.


Paige: Si son tan evidentes, ¿por qué está usted tan en minoría, especialmente entre…?


Friedman: Por supuesto. Muy buena pregunta. Y la respuesta es que hay muchos intereses creados que han  surgido a partir de la actual guerra contra las drogas. ¿A quién se escucha cuando se habla de drogas? A la gente que tiene la obligación de aplicar las leyes antidroga. Que creen que hacen lo correcto. Son buenas personas. Todos creemos que lo que hacemos merece la pena. Nadie lo hace por motivos perversos. Pero todo es igual en el gobierno.


Paige: ¿No cree que el miedo es uno de los principales apoyos de la actual guerra contra las drogas? Miedo a que, sin ella, se pueda discutir sobre el fondo.


Friedman: Sí, pero es un falso miedo y un miedo promovido. Fíjese en lo que dijo el anterior responsable antidroga, Mr. Bennet. En primer lugar, afirmó que el consumo de alcohol al terminar la prohibición se triplicó o cuadruplicó o algo así. Estaba equivocado, sencillamente equivocado en los hechos. Creó todo tipo de miedos al hablar sobre cuántos nuevos adictos podría haber. Nunca ha presentado la más mínima evidencia, nunca ha ofrecido ejemplos de otro lugar o cualquier otra cosa. ¿Por qué? Porque tiene que hacer su trabajo.


Paige: Intereses creados, dice usted.


Friedman: Intereses creados, intereses propios, los mismos intereses propios a los que se opone la gente en el mercado. Pero en el mercado, si inicias un proyecto, tienes que financiarlo de tu propio bolsillo.


Paige: Última pregunta. Usted tiene nietos.


Friedman: Es verdad.


Paige: Tiene una nieta de dos años.


Friedman: Sí.


Paige: ¿Que se llama…?


Friedman: Se llama Becca.


Paige: Cuando mira a Becca ¿qué imagina para ella y su futuro?


Friedman: Depende totalmente de lo que nosotros y nuestros conciudadanos hagamos con nuestro país. Si continuamos dirigiéndonos cada vez más en dirección al socialismo, no sólo inspirado mediante la prohibición de las drogas, sino mediante la socialización de escuelas, la socialización de la medicina, la regulación de las industrias, imagino para mi nieta algo equivalente al comunismo soviético de hace tres años.


Paige: ¿Le preocupa que las drogas afecten de alguna forma a su nieta?


Friedman: No me preocupan las drogas, sino que el gobierno haga algo respecto de ellas. No me preocupa que ella pueda ser adicta. Tiene buenos padres. Sus padres le ofrecerán buenos modelos…


Paige: Me refería a la violencia alrededor del tráfico de drogas, el…


Friedman: La violencia se debe a la prohibición y nada más. ¿Cuánta violencia hay alrededor del mercado del alcohol? Alguna, sólo porque prohibimos la venta de alcohol a los niños, que debe hacerse, y también porque establecemos impuestos muy altos y, como consecuencia, se incentiva el contrabando. Pero no hay más violencia en su entorno.

6 de febrero de 2017

Los niños salieron a recibir la caravana de las farc libre y voluntariamente: Alcaldía de Ibagué

Luego de que el país se enterara que la Institución Educativa Ciudad Ibagué, que dirige el municipio, permitiera que estudiantes participaran en un encuentro con terroristasde las FARC, el pasado 31 de enero, sin contar con la autorización de los padres de familia, el secretario de gobierno de esa ciudad respondió por medio de su cuenta en twitter.

Marco Emilio Hincapié, quien fue designado por Guillermo Alfonso Jaramillo como secretario de gobierno afirmó que los estudiantes "Los niños salieron a recibir la caravana de las farc libre y voluntariamente ,sin que la administración haya dado algún tipo de permiso". Ver (Conflictos con los Sindicatos, un patrón de los gobiernos de Guillermo Alfonso Jaramillo)


 A pesar de la negativa por parte del secretario de gobierno de esa ciudad, Marco Emilio resaltó en medios de comunicación que "este tipo de encuentros no se deben satanizar, porque debemos recibir a estas personas para que se reincorporen a la sociedad".

Así mismo, la Secretaría de educación justo luego de que un docente de la ciudad denunciara los hechos, anunció que existe una preocupación por el comportamiento del docente Jaime Romero, toda vez que hay denuncias sobre comportamientos indebidos por parte del mencionado docente para con los demás maestros de la Institución.

Hechos que dejan preocupación ante la ciudadanía ya que habría rumores de que se tratatra de conductas de acoso laboral debido a sus denuncia sobre la reunión con las FARC a la que fueron obligados a asistir los menores de edad. A pesar de que el docente habría sido retirado por su comportamiento (Como afirmó la Secretaria de educación a los medios locales) y no por denunciar este bochornoso encuentro con las FARC, la Secretaria de educación, Tatiana Aguilar, en su cuenta de twitter negó que se hubiera retirado al maestro:



1 de febrero de 2017

Las políticas migratorias implementadas en Estados Unidos que no las hizo Donald Trump

El reconocido economista Daniel Lacalle desde su página de facebook hizo una publicación a la que llamó: Test de conocimientos históricos; lo anterior haciendo referencia a las políticas migratorias implementadas por los anteriores gobiernos en los Estados Unidos.

- ¿Qué presidente construyó un muro de más de c1.000 kilómetros con México con el aplauso de todos los socialdemócratas?
Bill Clinton.

- ¿Qué presidentes lo desarrollaron y mantuvieron, duplicando el Border Patrol y con 800kms de barreras?
- Barack Obama y Bush Jr.

- ¿Quién es el presidente que más inmigrantes ha deportado en los últimos cincuenta años, más que TODOS los cinco anteriores presidentes juntos? 3 millones
- Barack Obama

- ¿Qué presidente revocó las autorizaciones de visa en EEUU para los refugiados cubanos (wet feet to dry feet) existentes desde hace décadas, de un día para otro, un día antes de acabar su mandato, dejando a decenas de perseguidos políticos en La Habana?
- Barack Obama

- ¿Qué presidente mantuvo Guantánamo a pesar de prometer cerrarlo y tuvo presos e incomunicados a decenas de supuestos terroristas sin juicio sometiéndoles a "sleep deprivation techniques" durante hasta 15 días?
- Barack Obama.

- ¿Qué presidente ha eliminado más ayudas federales a centros de acogida de mujeres maltratadas?
- Barack Obama.

- ¿Qué presidente aumentó un 52% los premiums de sanidad haciéndola más cara y menos accesible?
- Barack Obama.

 - ¿Cuál es el presidente de EEUU que ha rechazado casi todas las solicitudes de refugio político de cristianos perseguidos y gran parte de visas a judíos?
- Barack Obama (según Washington Post)

Hay que ver lo malo que es Trump.

18 de enero de 2017

Impunidad al terrorismo niega credibilidad a cualquier expresión de luchar contra la corrupción: Álvaro Uribe

El presidente Álvaro Uribe Vélez, se refirió a las recientes acusaciones por parte del gobierno Santos. En un tweet Uribe Vélez expresó que:  La impunidad total al terrorismo niega credibilidad a cualquier expresión de luchar contra la corrupción. (Ver 5 Falacias desmentidas sobre Andrés Felipe Arias y Agro Ingreso Seguro)

1. Odebrecht:

He condenado sin vacilación que personas vinculadas a mi Gobierno, como Gabriel García, hubieran sido sobornadas. La Ruta del Sol estuvo siempre asesorada por la Corporación Financiera internacional del Banco Mundial. En el tramo dos participaron tres proponentes, incluso por reclamo de uno de ellos hubo nuevas audiencias públicas, modalidad introducida por nuestro Gobierno para asegurar transparencia.

A Gabriel García no lo nombré por recomendación clientelista. Pedí candidato para Vice Ministro a la Cámara de Comercio de Cartagena, tal cual lo ha certificado la doctora Silvana Giaimo, quien fuera directora de la entidad. García era ingeniero civil de la Universidad de los Andes con maestría en materias afines en la Universidad George Mason de los Estados Unidos. El Ministro Andrés Uriel Gallego, fallecido, era una persona íntegra. Yo he manejado con pulcritud y austeridad los recursos del Estado, desde la Jefatura de Bienes de Empresas Públicas de Medellín hasta la Presidencia de la República.

He pedido a la Fiscalía las más estrictas decisiones sobre alguien de mi Gobierno que hubiera recibido sobornos.

2. Odebrecht y el Gobierno Santos:

El Gobierno Santos adicionó este contrato en una suma aproximada a 600 mil millones de pesos, lo hizo en vísperas del proceso electoral de 2014. La Ruta del Sol, Tramo Dos, es una vía Troncal o Longituinal Sur-Norte, luego el objeto de la adición, que es una transversal Este-Oeste, comprendida entre Ocaña en Norte de Santander y Gamarra, puerto sobre el río Magdalena en el César, sería ilegal. Este trayecto habría necesitado contrato independiente y licitación pública. Se ha denunciado que en un principio la Ministra Cecilia Álvarez y los directivos de la Agencia Nacional de Infraestructura estuvieron en desacuerdo pero finalmente aceptaron la adición y por monto muy superior al inicialmente propuesto de 300 mil millones. Además esta Transversal favorece el puerto cercano a Gamarra, en el cual tiene intereses la Ministra Gina Parodi. El documento Conpes se aprobó sin que las ministras se declararan impedidas, lo que presuntamente constituiría otra irregularidad.

Se pide a la Fiscalía investigar si este contrato y la adición presupuestal violaron la ley de garantías electorales.

Se pide a la Fiscalía constatar si Enríque Riveira, funcionario actual de la Presidencia de la República, antes alto directivo de la campaña de reelección, llamó a Luis Fernando Andrade, director de la Agencia de Infraestructura, para urgirlo sobre este contrato. 

Es necesario conocer qué relación tuvieron estos dineros con la campaña de 2014. También se requiere aclaración de las denuncias que medios regionales de comunicación han hecho sobre el proceso de contratación de la navegabilidad del río Magdalena.

3. Los candidatos y Odebrecht:

Sobre el tema Odebrecht el entonces candidato doctor Óscar Iván Zuluaga ha sido claro. Hasta la fecha no se ha informado si Odebrecht hizo aportes directos a la campaña de Juán Manuel Santos. Sobre los aportes indirectos a través de políticos ya hay algunas luces en la investigación.

He publicado tres comunicados sobre el tema Odebrecht. Se encuentran en nuestras publicaciones de redes y en la web.

4. Reficar:

Nuestro Gobierno contrató la Refinería de Cartagena, vieja aspiración de la ciudad y del País, necesaria para generar empleo en la cadena petroquímica y abastecer las necesidades de combustibles de óptima calidad.

Me referí ampliamente al tema, en presencia del Contralor General, durante reciente debate en el Senado de la República.

5. ¿Por qué se eligió Glencore como socio?

La búsqueda del socio para la construcción de la Refinería de Cartagena no fue improvisada; se inició con la invitación enviada a 38 firmas internacionales para que conocieran el proyecto, 11 de las cuales fueron a los dos eventos que se realizaron, uno en Nueva York y otro en Bogotá, para dar detalles y explicarlo. 

Posteriormente se fijaron por parte de Ecopetrol, ABN AMRO Bank, la consultora Sumatoria y la firma de abogados Herrera, Pose y Ruiz, los requisitos habilitantes para participar en la subasta: tener un patrimonio neto de al menos USD$500 millones y que hubiesen obtenido financiación en proyectos de infraestructura similares de por lo menos USD$1.000 millones en los últimos 5 años.

Sólo 4 de las firmas cumplieron con las exigencias, de las cuales dos presentaron oferta, Petrobras y Glencore, quien ofreció USD$ 630.7 millones, USD$ 35,7 millones más que PETROBRAS Y USD$ 5 millones por encima del precio de reserva que era de USD$ 625 millones. Un mes después, se incrementó en USD$25 millones el monto a pagar, con lo cual el precio total desembolsado por el 51% de las acciones de Reficar fue de USD$656 millones más el capital de trabajo que le correspondía, que era USD$135.1 millones, para un total de USD$791.5 millones.

Glencore era el mayor comercializador de combustibles del mundo, abastecía de metales, minerales, petróleo y sus derivados, carbón y productos agrícolas a clientes industriales; poseía activos por 23,5 billones de dólares y tenía presencia en 60 países y plantas de producción en 14 naciones.

En conclusión, Glencore era un socio que no sólo cumplía con todos los requisitos sino que además tenía voluntad clara para dicha participar en la sociedad.

6. . Recompra por parte de Ecopetrol:

Glencore alegó la crisis económica de 2008 para justificar sus incumplimientos. En Davos, Suiza, me reuní con el presidente de Glencore, en presencia de tres altos funcionarios de mi Gobierno, y le exigí cumplir o compensar a Ecopetrol como condición para permanecer en el país. Le agregué “Yo apoyo la inversión privada pero no la corrupción ni forma alguna de defraudación al Estado”

La salida de Glencore de Reficar le generó un castigo económico. Ecopetrol recompró en el 2009 el 51% de Reficar a Glencore por USD$544 millones, USD$246.5 millones menos que lo pagado por la firma suiza años antes. 

Ecopetrol consideró como “buen negocio” la recompra de Reficar y corroboró en su momento que la suma pagada estaba cubierto por caja, inventarios y un valor auditado del proyecto. 

El Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, en entrevista con Yamid Amat para El Tiempo, afirmó que siendo miembro de la Junta Directiva de Ecopetrol estuvo de acuerdo con la recompra de las acciones.

7. ¿Por qué CB&I?

CB&I fue contratada en 2007, cuando Reficar estaba bajo control de Glencore, y al recomprarla Ecopetrol era muy costoso cambiar el contratista. Si bien CB&I no había construido una refinería, si había desarrollado obras de ingeniería de gran envergadura, muchas de ellas relacionadas con el sector de hidrocarburos y gas. 

8. ¿Por qué se cambió la modalidad del contrato de “llave en mano” a “costos reembolsables”? La falta de control en la ejecución y la tardanza para reclamar.

El cambio de la modalidad de pago del contrato, de “llave en mano” a “costos reembolsables”, se dio siguiendo las recomendaciones de varias firmas consultoras – Pathfinder, Nexidea y Linklaters- y de la misma CB&I , que afirmaban que con ello se lograría un ahorro entre USD$500 y USD$900 millones. 

El ahorro era posible si se contaba con un equipo sólido de control, motivo por el cual se contrató con la firma Foster and Wheeler la gerencia del proyecto y el control de ejecución. Adicionalmente se determinaron medidas de seguimiento y control que permitieron, según lo manifestó el mismo gobierno, desde mayo de 2011, detectar y prender alarmas sobre las falencias del contratista CB&I y se consideró necesario empezar a documentar las fallas desde septiembre de 2011.

¿Por qué si desde 2011 se detectaron y documentaron las irregularidades e incumplimientos de CB&I, se esperó hasta 2016 para demandarlo ante el tribunal de arbitramento? ¿Por qué nunca se denunció ante los organismos de control?

El actual Gobierno anunció con bombos y platillos la inauguración de la Refinería y cuando se denunciaron los sobrecostos se dedicó a acusar nuestra contratación y quiso ignorar su incuria durante la ejecución

9. Hacker y la cortina al pago del narcotráfico a dos asesores del Gobierno. Y Andrómeda:

Dos testigos, ex miembros de las Fuerzas Armadas, me contaron cómo fue la treta del Gobierno y su inteligencia contra la campaña de Óscar Iván Zuluaga, persona íntegra. Uno de ellos reconoció haber tenido participación directa. No aceptaron que yo lo comunicara. También escuché al doctor Quintana, ex director del CTI de la Fiscalía, quien confirmó la versión, nunca sorpresiva, que intuimos desde el comienzo. Pedí, a través del abogado, que la Corte Suprema decretara unas pruebas. En la Corte Suprema porque allí hay una investigación en mi contra desde el segundo semestre de 2014, por un hacker promovido por medios gubernamentales, hacker que no conocía y de cuya existencia me enteré al estallar el escándalo. Ya el Gobierno, por intermedio de una ola periodística, había creado la versión, en plena campaña al Senado, que yo era el responsable de Andrómeda, la agencia de inteligencia militar, que supuestamente estaría en tareas de espionaje contra las actividades de la FARC en Cuba. Esta agencia de inteligencia no la conocí ni en el ejercicio presidencial.

Todo lo he enfrentado, presente en el País y ante la justicia. El Fiscal Montealegre solía aparecer en cada campaña electoral con un motivo de acusación en mi contra.

Sin embargo, con qué rapidez, en semanas, el Fiscal Montealegre dijo que nada había que investigar del Gobierno en relación con las acusaciones, que afloraron en la prensa, sobre 12 millones de dólares que habrían recibido dos asesores políticos del Gobierno, a quienes se les permitió actuar como intermediarios para una negociación con el narcotráfico. El Gobierno mantuvo en silencio esa gestión que no pudo negar ante la revelación periodística.

La Fiscalía fue dolosamente negligente, desestimó las pruebas que presenté, con fuentes serias, sobre 2 millones de dólares, originados en los 12 millones mencionados, que pudieron llegar a pagar deudas de la campaña Santos.

El Hacker fue la nube política para distraer a la opinión pública y evitar que esta castigara a Santos por el tema de los asesores políticos, que el Gobierno aceptó como gestores del narco tráfico.

10. Diferencia entre la corrupción y la persecución política:

En el numeral siguiente recordaré algunas de las medidas de mi Gobierno contra la corrupción, y que diferencio de la persecución política que han sufrido muchos de mis compañeros, mi familia y mi persona.

Hace pocas semanas acudí a la Base Aérea de Rionegro, en compañía del doctor Juán Gómez Martínez, y atendí una reunión, que fue de conocimiento público, con Santos y el Ministro de la Defensa. Al final comenté a Santos que yo iría a Miami, a rendir en una corte, testimonio sobre la inaplicabilidad, por falta de validez, del Tratado de Extradición entre Colombia y los Estados Unidos, en el caso del ex Ministro Andrés Felipe Arias. Santo me dijo que lo saludara y que él no ejercía presión alguna contra Arias. Fue un alivio que duró poco.



No se por qué creí, estaba ante un caso parecido al de María del Pilar Hurtado. Yo apoyé el asilo de María del Pilar, consentido por Santos ante el Presidente de Panamá, pero después, otro mandatario de la nación hermana, me hizo saber, a través de un compañero de mi Gobierno, y amigo común, que fue necesario regresar a María del Pilar por presión de Santos.

El Tratado de Extradición no existe porque la ley ratificatoria fue declarada inexequible en 1986 por lo que era la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia.

Mi Gobierno ordenó casi 1200 órdenes de extradición con apoyo en el derecho interno.

Santos negó varias veces la existencia de ese Tratado, en una ocasión para enviar a Makled, el capo socio de Chávez, en extradición a Venezuela y no a Estados Unidos. Era una manera de complacer a la dictadura y a Farc, su socia. Si el Tratado existiera Santos no podría unilateralmente exonerar de extradición a los narcos de Farc.

Sin embargo, el Gobierno cambió de parecer, no ajeno a su costumbre, y presiona por la extradición de Andrés Felipe Arias.

Así como pedimos cárcel para los corruptos, seguiremos la lucha por la reivindicación de nuestros compañeros perseguidos políticos.

11. Nuestra lucha contra la corrupción:

De candidato a la Presidencia presenté demanda de inexequibilidad contra la práctica de los auxilios parlamentarios.

Recordé en un debate del Senado que un billón de pesos de partidas regionales se distribuyó en audiencias publicas en los diferentes departamentos. Las presidía el sub director de Planeación.

El Referendo de 2003 aprobó la muerte política de los corruptos. Propuso la disminución del Congreso, la eliminación de los auxilios parlamentarios.

Introdujimos y aplicamos normas de gratituidad de los pliegos; de publicación y discusión de prepliegos para evitar la práctica corrupta de diseñarlos a la medida de algún proponente; de audiencias públicas en licitaciones, aquella que adjudicó la concesión de El Dorado duró semanas y fue televisada; de veedurías comunitarias, etc.

De Gobernador de Antioquia apliqué con Andrés Uriel la figura de las audiencias públicas en la contratación.

Reformamos y ampliamos la carrera administrativa. Introdujimos el concurso de notarios y convocamos los concursos de maestros. La promoción de la legalidad era fundamental en el desarrollo de competencias ciudadanas que estimulaba el Ministerio de Educación.

Más de 450 entidades del Estado fueron suprimidas o reestructuradas. Hubo recorte sustancial de la nómina burocrática y adopción de severas medidas de austeridad.

Se eliminó casi en su totalidad el robo de combustibles.

Con el liderazgo del Vicepresidente Francisco Santos, quien dirigía esta política, se creó el portal de contratación para facilitar la publicación de las compras y contratos del Estado.

No cejaremos en el tema y seguiremos promoviendo propuestas contra la corrupción.

Top Ad 728x90

Top Ad 728x90